Empresas aprovecharían terminal de cruceros en el Caribe
La primera vez que Costa Rica fue “Home Port” de un crucero internacional fue el pasado febrero con la salida del Azamara Quest, comandado por el capitán José Manuel Vilarinho. La meta es convertir a Limón en un puerto principal de navíos turísticos. Archivo/ LA REPÚBLICA
Enviar

Seguridad y tráfico de contenedores dificultan labor del puerto

Empresas aprovecharían terminal de cruceros en el Caribe

Mover la carga de muelles Alemán y 70 hacia Moín es plan para 2016

Desarrollar un puerto exclusivo para cruceros en Limón podría ser el inicio de un mayor crecimiento económico de la zona, así como la concepción de empresas turísticas propias de los limonenses.
Mejorar la infraestructura y las condiciones del lugar para que sea atractivo para las navieras, así como construir un “Home Port”, con hoteles, restaurantes y demás empresas turísticas en el Caribe es el objetivo de Japdeva para 2016.
Estas obras se realizarían sin depender del éxito o fracaso de las obras de APM Terminals, concesionaria del puerto de carga.
El plan es convertir los muelles Alemán y 70, ubicados en Limón, como centro de terminales de cruceros —en los que podrían estar encallados hasta tres navíos— y mover la carga de contenedores al puerto de Moín.
Los beneficios que se podrían percibir para los empresarios de la zona rondarían cerca de $240 mil por cada crucero.
Esta cifra aproximada fue la que recibieron los negocios de la localidad, en conjunto con los 120 artesanos que se colocaron dentro del puerto, el pasado martes en Limón para la llegada del crucero MSC Divina, que fue el navío más grande para esta temporada, según el reporte de operación del crucero.
“Para esta época de cruceros quisimos extender las ganancias para otras partes del país, por lo que invitamos a más pequeños empresarios de Puntarenas, San Carlos y San José”, dijo Ana Grace McLean, coordinadora de Operaciones Portuarias de Japdeva.
Actualmente el puerto experimenta dificultades para evitar accidentes que podrían ocurrir en el convivio entre el tráfico de camiones y turistas.
Igualmente, dejan de usar un puerto de descarga para que el navío la utilice, lo que complica a las embarcaciones de transporte de mercancías.
“En muchas ocasiones hay empresas navieras que se retiran de las negociaciones, al escuchar que se comparte el puerto de carga y descarga con el de cruceros, por eso apoyamos todas las iniciativas que se desarrollen para construir una terminal exclusiva”, explicó McLean.
Por otro lado, convertir al país en “Home Port” es un deseo que han tenido varias administraciones en el Instituto Costarricense de Turismo.
La iniciativa más cercana fue desarrollada en febrero anterior con la inauguración de la Ruta Mesoamericana, que salió de Puerto de Caldera y recorrió la costa del Pacífico de algunos países centroamericanos.
Esa fue la primera vez que Costa Rica se utilizó para este motivo; sin embargo, no se ha anunciado una nueva salida del crucero.
El Gobierno está realizando un estudio técnico para identificar los nichos de mercado que traerían un crecimiento económico a Limón, con el objetivo de concretar la moderna terminal de cruceros.
El objetivo principal es incrementar la competitividad, la calidad de los productos y dar valor agregado a las experiencias que viven los turistas nacionales, extranjeros y los cruceristas en los puertos del país.
Con esto, se facilita la creación de futuras empresas para los locales de las costas del país, quienes encuentran en la actividad turística la vía para mejorar su condición económica.

 

 

Raquel Rodríguez
[email protected]
@La_Republica

Ver comentarios