Enviar
¿Cómo un grupo de trabajadores sin logros se convierte en un colectivo sólido?
Empresas podrían aprender de la Selección

• El cambio de mentalidad experimentado por la tricolor tiene que ver con un reenfoque de tipo gerencial

Eduardo Baldares
[email protected]

Detrás de la repentina mejoría que experimenta la Selección Nacional al mando de Rodrigo Kenton, está un nuevo enfoque en el manejo de los recursos humanos que vale tanto para un equipo de fútbol como para cualquier empresa.
Después de una racha histórica negativa, de 12 partidos sin ganar y que fue rota sin convencer ante Granada, la tricolor cambió de timonel, venció, goleó y gustó en la primera vuelta de la cuadrangular semifinal de Concacaf.
Pero más que lo técnico, el cambio es integral y el aspecto mental juega un rol preponderante, tal como explica Gérman Retana, administrador de empresas especial
izado en dirección de grupos y mano derecha de Kenton en el plano motivacional.



1
Establecer valores
En la primera concentración previa al juego contra El Salvador –victoria, 1 a 0-, los jugadores definieron un perfil de identidad resumido en el término “grucop”, siglas de ganadores, respeto, unión, constancia y pasión. En la segunda concentración se hizo énfasis en “ganadores” y “constancia”, lo que derivó en dos triunfos contundentes, 7 a 0 sobre Surinam y 1 a 3 en Haití.

2
Apoyo individual
Como cada cabeza es un mundo, se trabaja individualmente el fortalecimiento mental precompetitivo y la integración al equipo, según las particularidades de cada uno. “Fue grato notar el avance de algunos jugadores en este sentido, cuyo cambio se ha mostrado en resu
ltados concretos y en su aporte a la cohesión”, amplió Retana.

3
Dinámicas integradoras
Todos los días se trabajó en el mejoramiento de la integración, el espíritu competitivo, la concentración mental y el espíritu de equipo. Con este propósito se efectuaron los “Mini Olímpicos de la sele”, que incluyeron pruebas de comprensión de lectura, juegos y premios para los ganadores.

4
Lectura para crecer
Se leyó con mucho detalle el libro “El Caballero de la Armadura Oxidada” con la idea de dejar atrás ciertas actitudes que podrían causar daño al equipo y a cada uno de sus integrantes como personas. La respuesta fue tan positiva que los jugadores ahora recomiendan qué leer en cada concentración. Esto estimula la concentración, la elevación del nivel cultural, la discusión en grupo y el trabajo en equipo.

5
Estudiar a qué nos enfrentamos
Cada vez que se enfrenta a una selección, se estudia la histori
a del país, extensión territorial, población, economía, hechos importantes, realidad social, fuentes de ingresos, significado de escudo y bandera, tipo de gobierno, religiones, etc. Lo mismo vale para los retos que se enfrentan en el día a día empresarial.

6
Manejo de nuevas tecnologías
Tras el segundo taller de computación, ya todos los jugadores usan programas de correo electrónico, Skype, etc. La idea es que los cinco ingenieros en sistemas que son voluntarios, apadrinen al jugador y su familia para que mejoren en el uso de las computadoras. Esto ayuda a elevar el nivel de retos, la actitud hacia el cambio y la autoestima, pues se sienten mejor acoplados al mundo actual.

7
Erradicar las excusas
Los libros estudiados estaban dirigidos a cambiar el discurso que se tenía hace unos meses: la mala condición de las canchas, el formato del campeonato y demás críticas. Si se piensa negativamente o en excusas, es mejor ni competir. “Deseamos concentrarnos en lo que viene, en el futuro y sus oportunidades y no en las razones para no ganar. Hoy nadie habla en esos términos en la selección y nos concentramos en cada partido, paso a paso, creciendo en todos los aspectos”, finalizó Retana.
Ver comentarios