Enviar
Estamos perdiendo competitividad, lamenta sector privado
Empresarios defienden megaterminal

Fin de una huelga declarada ilegal, presiona gobierno

La construcción de la megaterminal de contenedores que se le asignó desarrollar al grupo holandés APM Terminals es urgente.
Esta es la posición de los empresarios y constructores del país, quienes adversan la lucha en contra de esta obra que tienen los muelleros de Japdeva.
La mala condición de los puertos ha relegado al país a los últimos puestos en competitividad, argumenta el sector privado.
Costa Rica está entre los cinco países con los puertos más deficientes del mundo, dijo Gonzalo Delgado, presidente de la Cámara de la Construcción.
La dificultad para atraer inversión es la principal secuela que deja al país el letargo portuario, opinó el presidente de la Cámara.
La posición de los constructores es respaldada por los demás representantes del sector privado.
Los gastos adicionales que les genera el atraso que sufren en los muelles actualmente es por lo que la Unión de Cámaras llama a participar a la empresa privada en la actividad portuaria.
“La empresa privada está en condición de operar de manera ágil los puertos del Caribe, comentó Manuel H. Rodríguez, presidente de esa organización.
Ayer los muelleros del Caribe recibieron un golpe por parte del Juzgado de Trabajo de Limón, pues declaró ilegal el movimiento emprendido por ellos.
La resolución sobre la ilegalidad se había tomado desde el viernes pasado, pero no fue hasta ayer que se dio la notificación.
Aun así los trabajadores de los puertos de Limón y Moín no se presentaron a trabajar.
La declaratoria de ilegalidad de la huelga faculta a la administración de Japdeva a rebajar los días no laborados por los trabajadores.
Los muelleros no trabajaron a la espera de encontrar una salida al conflicto en una cita celebrada ayer en Casa Presidencial con personeros del gobierno.
El gobierno tuvo que dar marcha atrás, pues la semana pasada dijo que no se sentaría a negociar con los sindicatos de los puertos hasta que no se depusiera la huelga.
Al cierre de esta nota, las partes se encontraban en conversaciones sin humo blanco.
Los sindicatos cuestionan que la megaterminal crea un monopolio privado.

Danny Canales
[email protected]
Ver comentarios