Enviar
Confianza se mantiene en los mismos niveles que hace tres meses
Empresarios conservan optimismo

• Sector planteará un paquete de medidas adicionales para paliar efectos de la crisis

Wilmer Murillo
[email protected]

Los empresarios mantienen el mismo nivel de confianza en la economía que tenían durante el último trimestre del año anterior.
Esta percepción se mantiene a pesar de que una de las inquietudes del sector empresarial es la desaceleración de la economía nacional, pues el 60% de las compañías encuestadas señala que está siendo golpeado por la crisis.
Asimismo, hay factores como las limitaciones crediticias y la caída de los mercados de exportación que les preocupan.
Lo anterior se desprende de una encuesta de la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones de la Empresa Privada (UCCAEP) denominada “Pulso Empresarial”, entre enero y marzo, y que aplicó a 400 empresarios.
La confianza de los empresarios se ubicó para ese periodo en un 5,69%, que en una escala de la encuesta del uno al diez significa que prácticamente se mantiene igual a la percepción que tenían en el último trimestre de 2008.
Entre los sectores que más disminuyeron la confianza se encuentran el turismo y el comercio, mientras que agropecuario e industrial mostraron incrementos.
El sector que sale más afectado de la medición es el de la construcción, pues ya se encontraba con niveles por debajo de cinco y en el reciente estudio disminuyó hasta cuatro puntos.
La situación general se mantiene similar, lo mismo que las ventas de las compañías. Son las exportaciones la variable que presenta la mayor caída, seguida del empleo.
Ante esta situación, las empresas están reduciendo sus gastos como primera medida, pero también acuden a recortes de personal para paliar los efectos de la crisis.
Por ello el sector planteará al Gobierno un paquete de medidas en los campos financiero, fiscal, laboral y ambiental para disminuir el impacto de la recesión.
Aunque todavía están dando forma a la propuesta, Manuel H. Rodríguez, presidente de la UCCAEP, adelantó que abarcarían una solicitud de aumento del crédito disponible para las empresas, disminuir las tasas de interés, simplificar trámites y dar estímulos fiscales especiales.
En el sector fiscal la propuesta es que las empresas que registren pérdidas este año las puedan utilizar para pagar el impuesto sobre la renta el año siguiente, de manera que puedan mantener limpios sus patrimonios.
Actualmente solo la industria y la agricultura son los sectores que se benefician con la medida, y la propuesta es aplicarla también al comercio y servicios, al menos temporalmente.
En el campo financiero se tratará de flexibilizar las normas de suficiencia patrimonial de los bancos para liberar recursos para aumentar el crédito, así como una reducción del encaje mínimo legal de un 15% a un 10%.
Estas disposiciones se analizarían en una reunión este jueves, de los ministros Rodrigo Arias (Presidencia) y Guillermo Zúñiga (Hacienda), con Francisco de Paula Gutiérrez, presidente del Banco Central, y varios empresarios.
En el campo laboral, se plantearía la posibilidad de reducir la jornada laboral a 36 horas sin que ello constituya un rompimiento de los contratos de trabajo.
Ver comentarios