Emprendedores aprovechan espacios comunes para ahorrar gastos
Desde hace cuatro años el VMG Business Center se ha convertido en la oficina de unos 250 emprendedores. Gerson Vargas/La República
Enviar

Empezar una empresa propia pero no tener un espacio físico para recibir clientes o no contar con un sitio con buena conexión a Internet, es lo que hace que los espacios colaborativos o de coworking tengan cada vez más adeptos.

Estas opciones le ayudan al emprendedor a tener costos controlados en rubros como arrendamiento, servicio al cliente, facturas o salarios.
Además, disponen de facilidades como oficinas modernas y equipadas, Internet, salas de reuniones, recepción, parqueos, cocina, cafetería, entre otros.
El coworking también da la posibilidad al profesional independiente de asociarse con otros o de conseguir contactos.
“Básicamente es una función innovadora que permite un espacio donde trabajar en un ambiente profesional. Las principales ventajas son que permite relaciones comerciales con otros, beneficiándose de los servicios que brindan, o da la posibilidad de nuevos proyectos juntos”, explicó Diana Rodríguez, gerente general de VMG Business Center, un espacio que alberga a unos 250 emprendedores en Escazú.
Además, contar con un sitio como estos colabora con la imagen de la empresa.
“La imagen corporativa es importante para que un emprendedor se proyecte bien: les indico a mis clientes que me encuentro en un lugar profesional donde atenderlos en caso de que sea necesario, y no los recibo en una cafetería o una casa”, agregó Rodríguez.
Otra de las ventajas es que resulta flexible; es decir, cada emprendedor busca la opción que mejor le parece y tiene la oportunidad de escoger entre varias tarifas dependiendo de sus necesidades.
Por ejemplo, si la persona requiere un espacio varios días al mes, la tarifa puede variar entre $180 y $350 mensuales.
El emprendedor puede encontrar precios desde los $12 la hora en una sala con acceso a Internet, hasta los $588 una persona que necesite una oficina privada con todo incluido durante toda la semana.


Por lo general quienes buscan estos espacios son diseñadores gráficos e industriales, desarrolladores web, profesionales en tecnología, emprendedores en el área de marketing.
Sin embargo, cada vez es más frecuente que ingenieros, arquitectos y consultores independientes empiecen a sentirse cómodos con ambientes como estos.


CLAVES PARA UN BUEN ESPACIO


Para aprovechar estos espacios colaborativos, es indispensable que observe las instalaciones y la experiencia de las personas que los administran:

  • Busque un lugar que sea flexible al cambio: su negocio está en crecimiento y sus requerimientos pueden cambiar en cualquier momento
  • Elija un sitio que le sea conveniente: cerca de su casa o de donde están sus clientes, para evitar perder tiempo en traslados
  • Interactúe con otros emprendedores: A su lado puede estar un posible prospecto de negocios, además de aumentar su lista de contactos

 

Ver comentarios