Enviar
Emprendedores intentan abrirse paso

El desestímulo al ahorro que implican tasas de interés menores a la inflación sería una motivación para invertir en emprendimientos, lo que buscan aprovechar universidades


Israel Aragón
[email protected]


Tasas de interés que no compensan la inflación y unas condiciones del mercado en que impera la incertidumbre podrían convertirse en aliados de los emprendedores, de aquellas personas con buenas ideas de negocio en busca de un inversor que crea en ellas y se decida a dar parte de su capital.
Los riesgos que actualmente corren los inversionistas en el mercado podría hacerles volver su mirada hacia esos jóvenes innovadores, con pequeñas promesas de negocio que si bien lo único que tienen es potencial, podrían cautivar y satisfacer el deseo de quienes buscan poner a trabajar capital ocioso.
Esta es la circunstancia que buscan aprovechar dos de las universidades públicas del país, el Instituto Tecnológico de Costa Rica (TEC) y la Universidad de Costa Rica (UCR), el primero a través de su Programa de Emprendedores y el segundo de su Instituto Proinnova.
Ambas instancias buscan descubrir proyectos desarrollados por sus estudiantes en sus respectivas carreras, que puedan convertirse en negocios rentables y ayudarles a dar el salto de las aulas a “la calle”.
“Hay que ver que el costo de oportunidad es menor actualmente y el riesgo se flexibiliza, porque si los bancos restringen el crédito y las tasas que pagan por los ahorros son más bajas que la inflación, es más posible que la gente invierta en estos proyectos”, dijo Juan Carlos Leiva, coordinador del Programa de Emprendedores TEC, que funciona desde hace 11 años y ha propiciado el nacimiento de 99 empresas.
Crear el ambiente para que ambos (emprendedores e inversionistas) coincidan. Esto se puede lograr haciendo rondas de inversionistas o proyectando las ideas en concursos de emprendedores con jurados del sector empresarial.
“En muchos países esa unión es cuna para grandes empresas, pero en este país estamos todavía en pañales”, agregó Leiva.
Con este objetivo la UCR celebró a finales de noviembre el concurso de “Ideas Innovadoras”, por el que otorgó a un grupo de estudiantes de Farmacia ¢500 mil por su idea de un recipiente para guardar medicinas a la temperatura adecuada y recuerda el momento de tomarlas.
A través de la Facultad de Farmacia se desarrolló una ronda de inversionistas virtuales en que se presentaron productos novedosos para la industria médica, explicó Luis Jiménez, encargado de Proinnova.
No obstante, la difícil situación económica y la falta de liquidez hacen que los inversionistas sean precavidos antes de decidirse por algún emprendimiento.
“Nos interesa ser prudentes. A finales de enero realizaremos una reunión con inversionistas para analizar la situación actual y futura, pero con el fondo de la Red (de inversionistas) pensamos seguir invirtiendo e incentivando proyectos, sino las empresas que están emergiendo se mueren”, dijo Arnoldo Madrigal, director de Link Inversiones.
Madrigal, quien coordina la red de inversores “ángeles” de Link, afirmó que este año acordaron con el Consejo Nacional de Rectores, conformado por los rectores de las universidades estatales, un calendario de convocatorias de inversionistas para presentarles proyectos.


Ver comentarios