Enviar
Lunes 30 Noviembre, 2009

Empleo verde con desarrollo sostenible

La crisis económica y financiera que sacude al mundo también plantea algunas dificultades; entre ellas, el cambio climático global, que ha dejado muy claro que la globalización de los problemas ambientales, podría traducirse en desequilibrios económicos para todos.
La falta de respuestas a este desafío, que el siglo XXI le ha planteado a la comunidad global, ha impulsado a los países desarrollados y también a los que están en vías de desarrollo, a la búsqueda de soluciones a esta amenaza, cada vez más cercana.


Sin embargo, mientras los países desarrollados están en la búsqueda de herramientas para proteger el medio ambiente, los gobiernos latinoamericanos mantienen su atención en opciones tradicionales de empleo y no incentivan actividades económicas enfocadas en la economía verde.
De acuerdo con Achim Steiner, secretario general adjunto de Naciones Unidas y director ejecutivo del PNUMA, la revolución verde tecnológica necesita ganar ritmo, esto significa que cuantas más industrias se vinculen al medio ambiente será bueno para los negocios, empleos, desarrollo y sostenibilidad.
El desarrollo económico basado en la actividad empresarial como la conocemos hasta ahora no es sostenible, porque el vínculo entre el crecimiento económico y el consumo de energía ha generado consecuencias graves para el planeta y para todos los seres vivos incluidos los humanos.
Los pobres del mundo que sobreviven con casi $2 por día dependen significativamente del medio ambiente para subsistir, por lo que la falta de respuesta a los retos que plantea el cambio climático podría tener serias repercusiones en los medios de vida de estas personas.
Hay que recuperar la economía, las inversiones deben estar dirigidas a áreas de desarrollo sostenible como el transporte, los biocombustibles, el manejo de los residuos sólidos y los rellenos sanitarios, entre otros.
Esto supone que la lucha contra el calentamiento global es una oportunidad para mejorar la salud y reducir los 13 millones de muertos, que se producen por causas vinculadas al medio ambiente, como el consumo de agua no potable y la falta de alimentos básicos.
Está claro que la capacidad de autorregulación del ambiente ha sido llevada a sus límites, por eso es necesario encontrar los instrumentos políticos, jurídicos, económicos y ambientales, para mejorar la habilidad de los gobiernos para adaptarse y afrontar las presiones que este reto supone.
Finalmente, la comunidad mundial debe buscar un modelo de desarrollo que aproveche los recursos naturales, basado en el comportamiento de la naturaleza, que garantice su ciclo de recuperación en armonía con la conservación del medio ambiente, favoreciendo el progreso económico y social, sostenido para todas las personas.

Luis Fernando Allen Forbes
Director ejecutivo
Asociación Salvemos el Río Pacuare