Enviar
Ministerio Público declaró la extinción de la acción penal por prescripción, liberando al empresario del caso

Emilio Bruce queda sobreseído

• En octubre de 2006 la Fiscalía de Delitos Económicos no encontró ninguna resolución que ameritara la imposición de nuevas medidas cautelares

• Empresario comparecerá como testigo y no como imputado en la audiencia preliminar del caso

Carlos Jesús Mora
[email protected]

Emilio Bruce, ex presidente de la Corporación Fischel y ex presidente de la Cámara de Comercio, quedó libre de la causa que se le seguía por el aparente delito de ofrecimiento fraudulento de efectos de crédito en perjuicio de la confianza pública, el cual le achacó la Superintendencia General de Valores (SUGEVAL) en octubre de 2004.
En una notificación con fecha del 14 de febrero de 2007 en el Juzgado Penal del Primer Circuito Judicial de San José, se declaró la extinción de la acción penal contra Bruce por prescripción. Hasta el momento, no se conoce que exista apelación sobre este fallo.
Anteriormente la Fiscalía de Delitos Económicos resolvió el 31 de octubre de 2006 levantar las medidas cautelares impuestas contra Bruce en marzo de 2004 por no tener pruebas contundentes en su contra.
Bruce, quien ocupó la presidencia de la Cámara de Comercio por cinco años, dijo a LA REPUBLICA sentirse satisfecho, y aunque reconoció tener pendientes otros procesos judiciales de menor consideración, resaltó que comparecerá como testigo y no como imputado en el caso Caja-Fischel, el cual se encuentra en audiencia preliminar.
La denuncia contra Bruce fue interpuesta por la SUGEVAL en octubre de 2004 por considerar que la venta de acciones por parte la Corporación Fischel (en la cual Bruce era el apoderado) presuntamente atentó contra la seguridad de los inversionistas nacionales.
Los antecedentes de la acusación se remontan al 20 de enero de 2004, cuando la SUGEVAL autorizó a la Corporación Fischel realizar una oferta pública de una emisión de acciones preferentes clase AA por un monto de $10 millones.
La autorización de la SUGEVAL obedeció a que la Corporación Fischel presentó la propuesta a los inversionistas y la declaración jurada necesaria para tal actividad.
El 28 de abril de 2004 la empresa emitió un hecho relevante, en el que se informaba la existencia de empresas subsidiarias que habían sido constituidas con anterioridad a la fecha de solicitud de autorización a la SUGEVAL para realizar la oferta pública.
En los meses siguientes la SUGEVAL solicitó a Fischel explicaciones sobre las supuestas diferencias entre la realidad de los negocios de la empresa y el contenido de la oferta presentado ante esa dependencia.
La Superintendencia determinó tras la entrega de los informes de Fischel que los estados financieros consolidados con los que se basó la oferta, “no reflejaban (presuntamente) la realidad de la empresa, lo que atentaba contra la seguridad de los inversionistas nacionales que habían comprado acciones de Fischel”.
“Hasta el momento no se ha probado que las acciones que pusimos a la venta hayan dañado o afectado a algún inversionista, nunca he estafado a nadie, yo construí mi empresa durante 40 años, lo cual fue mi orgullo y desvelo, lo hice siempre de manera leal y honesta”, dijo Bruce.
Ver comentarios