Embraer y Marcopolo lideran lucha de Brasil para vender a Irán
John Slaterry, jefe de finanzas y aviación de Embraer posa para una foto de Bloomberg. Bloomberg/La República
Enviar

Compañías brasileñas como Embraer y Marcopolo están luchando por cerrar acuerdos de miles de millones de dólares para vender aviones y autobuses a Irán, mientras intentan evitar las sanciones financieras que aún mantiene EE.UU., según han comentado altos funcionarios.

La empresa aeronáutica está en negociaciones avanzadas para vender al menos 20 aviones E195, con una factura total de más de $1.000 millones, mientras que el fabricante de autobuses se encuentra en conversaciones para suministrar una parte de las 27 mil unidades que Teherán necesita, según Mahdi Rounagh, alto funcionario en el ministerio de Asuntos Exteriores y hasta hace poco embajador en Brasilia.
El problema es que los bancos brasileños son reticentes a negociar con Irán por miedo a las sanciones de EE.UU., incluso después de que Washington levantara las restricciones para los bancos no estadounidenses. Su principal preocupación es que sus activos y subsidiarios de EEUU puedan clasificarlos como bancos estadounidenses, según dos ejecutivos bancarios senior de Brasilia. Los funcionarios de negocios y gobierno piensan que Brasil debe intentar encontrar alternativas, como utilizar bancos europeos más pequeños que no operen en EE.UU.
"Hemos entrado en contacto con diferentes bancos para explicarles que es posible encontrar soluciones que beneficien tanto a las compañías brasileñas como a los bancos”, comentó en Rodrigo de Azeredo Santos, el principal diplomático para el comercio de Brasil. No ha nombrado los bancos porque las conversaciones no son públicas. “Estamos hablando de grandes contratos”.
“No tenemos ninguna objeción ni nos interponemos en el camino de los bancos extranjeros que quieran negociar con bancos y compañías iraníes, obviamente siempre que esos bancos y compañías no se encuentren en nuestra lista de sanciones por motivos relacionados con armamento nuclear”, comentó John Kerry, secretario de Estado de EE.UU., en declaraciones previas a la reunión con el ministro de Asuntos Exteriores iraní, Mohammad Javad Zarif, en abril. Cualquier transacción financiera de este tipo no puede efectuarse en dólares estadounidenses o implicar al sistema financiero de EE.UU. La embajada estadounidense en Brasilia no ha contestado a las repetidas peticiones de comentarios acerca de las sanciones a Irán y sus implicaciones en los acuerdos comerciales de Brasil.
La mayoría de las sanciones relacionadas con armamento nuclear empezaron a relajarse el año pasado tras un acuerdo histórico entre grandes potencias. La institución intergubernamental Grupo de Acción Financiera (FATF, por sus siglas en inglés) decidió en junio suspender algunas de las restricciones de Irán durante un año.
Los acuerdos sobre exportaciones podrían fortalecer a la nueva administración del presidente Michel Temer en sus esfuerzos para incrementar los beneficios y crear trabajo, en un momento en que la tasa de desempleo ha subido al 11,8%. El hecho de que Brasil sea capaz de conseguir estos acuerdos, estimados en al menos $2 mil millones, y mantener el ritmo de algunos de sus competidores mundiales, también sería un indicador del compromiso de su administración de superar los trámites burocráticos y promover un entorno favorable a la actividad empresarial.

Ver comentarios