Enviar

Procedimientos y decisiones equivocadas de algunos dirigentes de las estructuras del fútbol nacional podrían echar abajo las ilusiones y esperanzas puestas en nuestra selección nacional

Embarrialada la cancha

Lo que parecía que sería una final de campeonato nacional de fútbol de verano, donde los equipos clasificados y sus aficionados disfrutarían de una verdadera fiesta, se ha visto empañado en los últimos días por la mala toma de decisiones y procedimientos de algunos dirigentes, que demuestran que en el plano administrativo, nuestro balompié aún está en pañales.
Ya es de conocimiento público que hubo actuaciones que ahora están siendo investigadas por los fiscales de la Unafut y que muchos consideran incorrectas.
Estos actos trascienden a un partido de fútbol. Aquí, para la limpieza del balompié nacional lo importante no es cuáles equipos jugarán la final, sino que se llegue al fondo de este asunto y se determine si hubo culpables y se les sancione.
El fútbol de Costa Rica no puede permitirse pasar por alto lo sucedido, que denota un problema serio en las estructuras, porque si lo hace les estaría restando toda la credibilidad a los próximos campeonatos.
Por otra parte, tampoco es justo que por lo actuado por parte de algunos dirigentes se apague una fiesta nacional, como es la final del campeonato de fútbol.
Está claro que este deporte despierta pasión y eso es lo que se vive en las calles de nuestro país; pasión e incertidumbre, porque independientemente de la investigación que se lleva a cabo, miles de aficionados quieren una final y hasta los saprissistas, que se aferran a una posible repetición del juego que su equipo perdió ante Liberia.
Así las cosas, la dirigencia del fútbol nacional se enfrenta a una decisión que sin duda marcará el futuro de este deporte en nuestro país. Si las cosas no se aclaran y definen de manera transparente y acertada, el balompié estará de luto, si se hace, quedará limpia su imagen y obtendrá credibilidad ante una gran afición que espera una resolución pronta y justa.
Por último, consideramos lamentable que esta situación vaya a perjudicar de uno u otro modo a la selección nacional, el llamado equipo de todos, y que debemos defender porque ya tenemos muy difíciles rivales para clasificar al mundial, como para tener que enfrentar internamente problemas locales que solo van a favorecer a nuestros adversarios.
Ver comentarios