Eliminación de impuesto afectó seguridad fronteriza
Enviar

La policía de fronteras cuenta con menos recursos en relación con el año pasado, para enfrentar la crisis migratoria que se generó en la frontera con Panamá, por el ingreso ilegal al país de un grupo de cubanos y africanos que pretende viajar por tierra hacia Estados Unidos.

Esto porque el gobierno dejó de percibir unos ¢40 mil millones por concepto del impuesto a las sociedades anónimas, el cual, fue declarado ilegal por la Sala Constitucional desde principios del año.

El presupuesto vigente por ¢2.800 millones, es un 8% más bajo si se compara con el 2015, lo cual, limitaría la capacidad de acción del gobierno.

Esta mañana, un grupo calculado en más de mil personas, ingresó por la fuerza desde Panamá, por lo que la policía de fronteras tuvo que ampliarse al máximo, para contener el ingreso ilegal de los migrantes.

En ese sentido, Gustavo Mata, ministro de seguridad pública, informó hoy que enviarán a la frontera de Paso Canoas, más efectivos, con el objetivo de que esta situación no se vuelva a presentar.

“Vamos a devolver a todas estas personas al lado panameño sin duda alguna, también vamos a blindar la frontera para que no se dé una violación del territorio por parte de ilegales. En estos momentos, hay unos 150 policías en la zona, pero si es necesario se enviarán más efectivos”, dijo Mata.

Mientras tanto, Manuel González, canciller de la República, manifestó que el Gobierno no permitirá el ingreso de nuevos migrantes cubanos.

En ese sentido, González recordó que el país ya realizó una acción humanitaria desde principios de año, cuando ayudó a que unos 8 mil migrantes cubanos, que se encontraban estancados en Costa Rica, porque Nicaragua cerró las fronteras, viajarán por vía área hacia México, para continuar su periplo.

Asimismo, criticó al gobierno de Estados Unidos que mantiene vigente desde 1964 una ley que permite a los cubanos adquirir la residencia, con solo poner un pie en territorio norteamericano, lo cual, a juicio del canciller, promueve una oleada de migrantes que pretende llegar a esa nación, antes de que haya un cambio tras el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre la isla y el país norteamericano.

“El Gobierno de Costa Rica ha decidido enviar una carta al presidente Barack Obama de los Estados Unidos, para expresar el repudio de nuestro país a la vigencia de la normativa estadounidense que  alienta a los migrantes a continuar con un peligroso tránsito hacia ese país utilizando nuestros territorios”, comentó González.


Ver comentarios