Electromovilidad: el remedio para la sobreproducción de energía
Enviar

La electromovilidad es un fenómeno del que se han destacado múltiples ventajas, sobre todo para los dueños de vehículos eléctricos, por el ahorro que representan, y para el país, al disminuir su importación de hidrocarburos y sus emisiones de CO2. Pero más allá de eso, podría incluso contribuir con una disminución en las tarifas de electricidad.

Costa Rica es un país que ha apostado por el uso de energías renovables, las cuales representan un 80,6% mientras que las no renovables un 19,4% de la generación eléctrica anual, según estadísticas de 2015 de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL).

No obstante, el mismo informe destaca que aunque el país cuenta con una capacidad instalada de 3.220,7 MW su demanda máxima es de 1.612 MW, lo cual representa un sobrante de energía de 1.608,7 MV. Si bien el ICE debe contar con una sobreinstalación significativa de energía firme, esto podría representar un costo adicional en la factura eléctrica de todos.

“El ICE tiene sobrecapacidad actualmente y eso tenemos que pagarlo todos, es como si tuviéramos un autobús para diez pasajeros y tan solo viajan cinco, estos deberán entonces pagar una tarifa más alta. Nuestra propuesta es que este sobrante de energía se emplee en acciones de electromovilidad”, resaltó Jorge Blanco, secretario de la Asociación Costarricense de Energía Solar (Acesolar).

Por otra parte, si este sobrante de energía se utilizara en electromovilidad los ingresos de las empresas distribuidoras aumentarían, lo cual favorecería las rebajas.


“Otra ventaja es que el resto de la electricidad podría gastarse de noche, pues la mayoría de las personas cargarían su auto a partir de las 9 p.m. cuando esta casi no se utiliza, evitando así el desperdicio de energía en ciertas represas a filo de gua o que no poseen embalses”, comentó Alan Blanco, jefe del área de investigación e ingeniería de proyectos del proceso de transporte eléctrico de la Compañía Nacional de Fuerza y Luz (CNFL).

Esta iniciativa se encuentra de la mano con el proyecto de Ley de Incentivos y Promoción para el Transporte Eléctrico que se discute en la Asamblea Legislativa, pues actualmente hay 150 vehículos eléctricos pero se prevé que con las facilidades de la legislación en cinco años existirían alrededor de 100 mil, un impacto significativo para reducir el excedente energético.

Por otra parte, este auge daría pie para la generación de proyectos de transporte público eléctricos, según Blanco.