Logo La República

Viernes, 14 de diciembre de 2018



COLUMNISTAS


Elecciones y Estado de Derecho (II)

Arnoldo Mora [email protected] | Viernes 27 noviembre, 2009



Elecciones y Estado de Derecho (II)

Gracias a un somero vistazo de nuestra aleccionadora historia, en un artículo anterior he tratado de mostrar cómo se forjó el Estado Social de Derecho como el mayor logro político del pueblo costarricense. Por desgracia, esto que denomino una verdadera proeza, sobre todo si tomamos en cuenta el entorno regional, se ha visto sistemáticamente amenazado debido a las medidas inspiradas en la retardataria ideología neoliberal, iniciadas en la década de los años ochenta del siglo recién pasado. Como consecuencia de estas, la estabilidad política y la relativa paz social que han disfrutado las últimas generaciones, se han visto gravemente amenazadas causando la terrible generalización de la violencia que ha provocado que, en la práctica, la población se sienta en estado de guerra civil.
Paradójicamente, nunca como ahora el país ha necesitado más de esa estabilidad política, de la paz basada en la justicia social y la defensa de la Naturaleza, para lograr avanzar en estos inicios de un siglo tan asediado, dentro y fuera, por oscuros nubarrones que amenazan los sueños y esperanzas de nuestro noble pueblo. Es dentro de este contexto que se da la actual contienda electoral, cuya trascendencia para el futuro de nuestro país no parece reflejarse en la insulsa y carísima actividad propagandística. Tal vez lo anterior se deba a que ya los medios tradicionales de comunicación de masas están siendo desplazados por otras formas o canales de comunicación debido a la revolución tecnológica, que precisamente ha tenido en la innovación de dichos medios su más radical manifestación.
En efecto, Internet se ha convertido en el gran instrumento de la lucha política que se daba a través y dentro del rígido marco de intereses fijado por los grandes monopolios mediáticos so capa de “libertad de expresión y de pensamiento”. Los mensajes por Internet son desenfadados y demuestran una gran creatividad, lo cual los hace más libres y, por ende, más democráticos que los medios tradicionales. Poseen, al mismo tiempo, una gran variedad, dado que también allí se encuentran análisis y ensayos de gran seriedad y discusiones de hondo contenido. En Costa Rica fueron la gran sorpresa que permitió a los grupos del NO al TLC convertirse en la gran fuerza que revolucionó nuestro medio político. Más aún, en las últimas elecciones de Estados Unidos contribuyeron poderosamente al triunfo de Obama. ¿Qué papel jugarán en las próximas elecciones nacionales? Solo lo sabremos a ciencia cierta después del 7 de febrero luego de hacer un análisis serio de su resultado y de la participación de los diversos sectores de la población.
Sin embargo, en última instancia un sistema político funciona gracias a sus instituciones. Capital importancia juega en las mismas el poder judicial (Corte Suprema de Justicia, Sala Constitucional, Tribunal Supremo de Elecciones). De ahí que el nombramiento de un magistrado de la Sala IV y de los suplentes por parte del Congreso, reviste una importancia superlativa, que ha enfrentado a los partidos de la oposición con el grupo oficialista y se ha traducido en la derrota de este último. Todo parece indicar que la mayoría de los diputados no está dispuesta a que el tráfico de influencias, al que tan acostumbrados están los hermanos gobernantes, siga quebrantando el Estado de Derecho. Tampoco cejarán en el control político, que ejercerán ante cualquier sospecha fundada de corrupción que atente a la integridad democrática de los poderes del Estado, empezando por el propio Legislativo. El descenso de la popularidad de la candidata oficial ha demostrado que, cuando los diputados cumplen con las normas legales y respetan los valores fundamentales de la convivencia democrática, el pueblo les responde.
Porque la violencia generalizada y la ingobernabilidad no provienen ni del pueblo ni de las leyes de las instituciones republicanas, sino de quienes tienen la responsabilidad de hacerlas cumplir y funcionar. Por eso, la elección de personas íntegras, independientes y competentes, es condición indispensable para que nuestro sistema democrático sea creíble a los ojos de nuestro pueblo y esté a la altura de la herencia del legado de nuestros antepasados, lo mismo que de los sueños y esperanzas de nuestros jóvenes. Es de esta manera que adquiere su verdadera significación esta campaña electoral, más allá del obsceno despilfarro publicitario.

NOTAS ANTERIORES


¡Los grandes contribuyentes!

Viernes 14 diciembre, 2018

Dicen los orientales que a los árboles más altos los golpea siempre más fuertemente el viento. Na...

2018: Balance planetario

Viernes 14 diciembre, 2018

Un país tan pequeño pero situado en una región geopolíticamente de primera magnitud como es Costa...