Enviar
Martes 5 Octubre, 2010

Elecciones municipales. Si no vota, ¡no se queje!

Se acercan las elecciones municipales y con ello, nuevamente las fuerzas políticas agitan su organización territorial con intención de aglutinar la mayor cantidad de votos a propósito de los comicios decembrinos.
Alcaldes y vicealcaldes de 81 cantones; síndicos y concejales de distrito en 472 distritos administrativos, son el conglomerado de funcionarios quienes estarán al frente de los gobiernos locales.
Los candidatos a dirigir la corporación municipal coinciden en la necesidad de combatir con firmeza la inseguridad, la deficiente infraestructura vial y los desbordes de desechos sólidos. Entre las propuestas de los aspirantes destacan: creación y fortalecimiento de la policía municipal, convenios con empresas privadas e instituciones públicas para el desarrollo de programas ecológicos y de ayuda comunal, implementación de centros de acopio y reciclaje para el manejo de la basura, una mejor distribución de recursos, mayor inversión en carreteras y ampliación de programas sociales.
Todas son aplaudibles y muy provechosas; pero, ¿conoce usted a los candidatos y sus propuestas?, ¿sabe quién es el alcalde de su municipio? ¿Tiene una idea de dónde vota? Una encuesta reciente reveló que la mitad de los ticos desconoce quién gobierna en su cantón.
Es alarmante la despreocupación que hemos tenido durante los últimos ocho años respecto a la administración cantonal, considerando que en las próximas elecciones el TSE invertirá ¢6.825 millones. En 2002, el abstencionismo fue de aproximadamente un 80% en las elecciones municipales y en 2006, se redujo solo en un 5% para un total de 75%.
En definitiva, el TSE, los partidos políticos y los medios de difusión tienen una innegable responsabilidad informativa, de gran trascendencia para la ciudadanía; no obstante, atañe a los mayores de edad la obligación ciudadana de involucrarse en este proceso, ser críticos y analíticos, pedir cuentas y ejercer responsablemente el derecho constitucional al sufragio, el cual tiene un valor de ¢2.228 por persona, aproximadamente.
Actualmente existen nueve partidos políticos inscritos a nivel nacional, sin embargo, hay un total de 47 partidos cantonales participantes, ampliando en muchos lugares la oferta política para el votante. Esta es una oportunidad de reivindicar la participación cívica y contribuir al fortalecimiento democrático, como base para el goce de políticas públicas que puedan acoplarse al contexto económico y social en que nos encontramos.
Otorguemos el voto a quienes realmente desean trabajar en fortalecer el gobierno local y no a quien pretende embellecer su “currículum”.
Si no ejerce su derecho y no es capaz de cumplir su obligación, luego… ¡no se queje!

Giancarlo Casasola Chaves
Estudiante de derecho y ciencias políticas
[email protected]