El trabajo nocturno daña la salud
Enviar

CÓDIGO OFICINA jueves

El trabajo nocturno daña la salud

La obesidad, los trastornos metabólicos y la diabetes están asociados a los horarios de noche

El trabajo nocturno o las comidas en horarios irregulares presentan peligros reales para la salud como obesidad, trastornos metabólicos y diabetes, según un artículo en la revista Current Biology.
Los investigadores, encabezados por Shu-qun Shi, del Departamento de Ciencias Biológicas en la Universidad Vanderbilt (Tennessee), encontraron que la acción de la insulina sube y baja de acuerdo con un ritmo circadiano de 24 horas.
“Muchos procesos fisiológicos exhiben ritmos de día y de noche, incluido el comportamiento de alimentación, el metabolismo de lípidos y carbohidratos y el sueño”, señala el artículo.

201302252305400.n66.jpg
Estas oscilaciones diarias las controla el llamado “reloj circadiano” biológico.
El trastorno de la sincronía en el ritmo circadiano, que es una de las características del trabajo en turnos nocturnos o de trasnoche, el desajuste que ocurre cuando se viaja en avión largas distancias entre Este y Oeste, y los trastornos en las horas de sueño “pueden tener efectos profundos sobre la regulación del peso corporal y la homeostasis de glucosa y lípidos”, añade el estudio.
Los experimentos hechos con ratones en laboratorio han mostrado que cuando los animales no pueden mantener las horas por una razón u otra su ciclo circadiano queda atascado en una modalidad resistente a la insulina y propensa a la obesidad.
“Estábamos acostumbrados a creer que algunas cosas son tan importantes que deben ser constantes”, comentó Carl Johnson, del Departamento de Fisiología y Biofísica en la universidad y uno de los participantes en el estudio.
“Pero ahora sabemos que estos puntos claves del metabolismo cambian en función de la hora del día”, agregó.
Los ratones normales se tornan resistentes a la insulina durante el día cuando, al igual que la mayoría de los animales noctámbulos, en general están durmiendo.
Los investigadores interfirieron con esa regularidad ya sea por un defecto genético o la exposición constante a la luz, que causaron que los ratones perdieran la noción de las horas.
Tiene sentido que las respuestas a la insulina varíen en el curso de un día, aun si ésa no es la forma en que los científicos o los médicos lo han entendido por mucho tiempo.

Washington / EFE

Ver comentarios