“El tema de los requisitos académicos se ha distorsionado”
“Lo que buscamos es tener el mismo trato que otros bancos, pero los cuatro que tienen que ser académicos, como mínimo deben ser licenciados”, indicó Héctor Monge, presidente del Banco Popular. Gerson Vargas/La República
Enviar

201602212030330.recuadro-6.gif
Luego de una semana de dimes y diretes sobre un proyecto de ley que modificaría algunas normas de la ley del Banco Popular, la aprobación de un sector y la desaprobación de otros, conversamos con Héctor Monge, presidente de la Junta Directiva de la institución bancaria sobre todos los supuestos que se discutieron estos días.

¿Existe algún riesgo de tener los ahorros en el Banco Popular por la propuesta de cambio en la ley para la composición de la Junta Directiva y otros?
Los mejores resultados de este banco en sus 46 años de historia los obtuvimos en 2015.
Por el ahorro, nosotros lo que tenemos son pequeños ahorrantes, cientos de miles de pequeños ahorrantes, eso hace que la estructura sea más costosa desde el punto de vista operacional.
No hemos percibido ningún efecto, ni en estos días con algunas noticias poco positivas, donde en algunos medios se han mencionado, ni tampoco en los días de los cambios de la plataforma que ahí sí tuvimos problemas operativos y con toda la transparencia el banco les dijo a sus usuarios que por el cambio en la plataforma estamos teniendo problemas.
Aun en esos días de mayo, junio y julio del año pasado que tuvimos los sismos más importantes, no tuvimos una salida importante de clientes, al contrario, seguían creciendo las afiliaciones de personas que abrían cuenta de ahorros y de crédito.
Eso nos da una gran tranquilidad. Este banco presentó al país resultados dignos de rescatar e indicadores de gestión totalmente positivos, con calificaciones de riesgo totalmente respetables, acá no hay nada de qué preocuparse con el banco, desde el punto de vista operativo.

¿Cuál es el mejor mensaje que puede enviar en este momento a sus clientes?
Estamos en el mejor momento de la vida de este banco, el año pasado logramos restablecer el funcionamiento de la Asamblea de Trabajadores, que es una de las situaciones particulares que hacen a este banco diferente.
No podemos olvidar que esta institución es de todos los trabajadores, no es del Estado, ni de propietarios privados nacionales o extranjeros.
Con una actitud llena de ingenio, los legisladores después de los años 80, pusieron en funcionamiento la Asamblea de Trabajadores como un órgano fiscalizador.
Está integrada por los principales sectores sociales del país, es totalmente obvio que esta Asamblea tenga que generar las directrices del banco.
La Junta Directiva es la que tiene que ejecutar esas directrices y la administración hacerlas. La Asamblea toma acciones de ir mejorando, incrementando el impacto social de este banco, sin poner en riesgo su operación.

¿Qué sucede con la reforma que tanto se comenta en estos días?
Esta no es antojadiza, obedece a un historial del banco, donde hemos encontrado oportunidades de mejorar.
En esta reforma que se plantea, producto de un proceso de consulta donde participaron los sectores sociales que son parte de la Asamblea y que se llegó a un consenso, no es que un señor o dos o tres, pusieron una lista de ocurrencias.
Esto ha sido un proceso producto de la madurez y de los resultados que se han venido teniendo, se plasman en una reforma que es muy puntual de cuatro artículos que se están tocando y de los cuales dos tienen más impacto.
Lo que estamos pretendiendo es que los procesos de selección de delegados de la Asamblea y de los representantes, que luego son los que nombran a una parte de los directivos de la junta directiva, esté libre de injerencias externas.
La única forma de hacerlo es introduciendo las disposiciones dentro de la ley, porque ahí ya no depende de un reglamento que pueden cambiarlo todos los gobiernos, a favor o en contra de los intereses de los sectores sociales, lo que se quiere es blindar los procesos.

La roncha se creó principalmente con el tema de los requisitos académicos, ¿qué pasa con eso?
El tema de los requisitos académicos me parece que se ha distorsionado, hasta en el Conassif. Una formación universitaria en la mayoría de los casos le da a una persona conocimiento, visión de mundo, pero eso no es una garantía.
Lo menos cierto es que muchas personas que no han ido a una universidad formal, pero que la “universidad de la vida” les hace ser personas de alta valía y fuelle para la toma de decisiones, incluso tenemos casos de expresidentes de la República.
Encontramos que en el Sistema Financiero Nacional, para aquellas personas que integran las juntas directivas se establece que de los siete directores, al menos cuatro deben tener título académico.
En el Popular, nosotros no vemos por qué no puede ser igual, si los propios dueños del banco necesitan ser quienes dirijan, con las calidades de experiencia y visión, que los organismos de supervisión son más rigurosos con esas posiciones, pero no se habla de requisitos académicos.

¿Qué buscan?
Lo que buscamos es que lo que se tenga en el Popular sea lo mismo que en el Nacional, Costa Rica o Bancrédito.
Hoy se dice que los siete miembros de la Junta Directiva del Banco Popular necesitan del título, tener bachillerato como mínimo.
Tuvimos una omisión, en la propuesta inicial, pero eso lo vamos a cambiar, ya que queremos subir el nivel, estamos aspirando a que la mayoría de los directores tengan por lo menos una licenciatura, pero no todos, que pase como en los otros bancos del Estado, al menos cuatro, eso hay que corregirlo, porque en el proyecto no estaba.
Lo que queremos es hacer extensiva una norma que ya existe del Sistema Bancario Nacional, que se aplique para la integración de nuestra junta directiva.


Ver comentarios