Foto 1
Enviar

El sistema bancario en la sombra

Representa una industria de US$67 billones

Los supervisores estiman que las actividades de los bancos en sombras son las que permiten a las entidades reguladas hacer negocios fuera del balance.La industria bancaria no regulada, conocida como “en la sombra” creció hasta llegar a cerca de $67 billones, $6 billones más que lo que se creía anteriormente, con lo cual los entes regulatorios mundiales se ven movidos a buscar mayor supervisión de las operaciones financieras que quedan fuera de los controles tradicionales.
La envergadura de ese sistema en sombras, entre las que se cuentan las actividades de fondos que invierten en mercados de dinero, aseguradoras monolínea (con garantía de repago de emisiones) y vehículos de inversión no incluidos en el balance “pueden generar riesgos sistémicos” y “amplificar las reacciones del mercado cuando la liquidez del mercado sea escasa”, según un informe del Consejo de Estabilidad Financiera (FSB, en inglés), que utilizó más datos que los de la investigación del año pasado para ese mismo sector.
“Es necesario que el monitoreo y los marcos regulatorios correctos para el sistema bancario en sombras estén en vigor para mitigar el escalamiento de riesgos”, dijo el FSB en el informe que se publicó en su sitio web.
Pese a que en los albores del colapso de Lehman Brothers Holdings Inc. en 2008 los sabuesos comenzaron a controlar con estrictez si los bancos asumían riesgos excesivos, les preocupa que los prestamistas puedan llegar a servirse del sistema bancario en sombras para evadir la aplicación de las medidas restrictivas. Michel Barnier, titular de los servicios financieros de la Unión Europea, tiene a los fondos de mercado de dinero en la mira para la primera ola de medidas contra los bancos en la sombra, que tomará el año entrante.
El FSB, un grupo de política financiera global que se compone de entes regulatorios y bancos centrales, halló que el sistema bancario en sombras había crecido $41 billones entre 2002 y 2011. El porcentaje de participación en la actividad que tiene lugar en los Estados Unidos cayó de 44% que había 2005 a un 35% en 2011, moviéndose al Reino Unido y al resto de Europa.
Los supervisores estiman que las actividades de los bancos en sombras son las que permiten a las entidades bancarias hacer negocios fuera del balance, como también las que posibilitan que el inversor esquive a los prestamistas y las funciones que tradicionalmente desempeñan estos en los mercados.
El FSB también puso en la mira a los contratos de recompra y al préstamo de títulos, como candidatos para la imposición de normas más estrictas, y recomendó que los entes regulatorios implementasen normas con un mínimo de requisitos para calcular las pérdidas de los distintos tipos de garantías presentadas para las operaciones.
Los contratos de recompra son operaciones en las cuales un inversor acepta vender un título y luego lo recompra en una fecha ulterior a un precio predeterminado. Los contratos de préstamo de títulos involucran a inversores institucionales, como fondos de pensiones y jubilaciones que prestan sus instrumentos financieros a cambio de la constitución de una garantía en dinero.
Al grupo también le preocupa que los entes regulatorios no sean capaces de monitorear la escala de las operaciones. Los supervisores deberían, “con suma urgencia, recolectar más datos sobre la exposición al riesgo que tienen el préstamo de títulos y los pactos de recompra entre las entidades financieras internacionales grandes”, dijo el FSB en el informe.
Las empresas grandes deberían tener la obligación de presentar más información sobre las operaciones que se hacen con inversores, dijo el FSB, y podría exigírseles que publicaran balances regulares, en los cuales detallasen cuántas garantías constituidas recibieron y en qué se las emplea.
El informe de un perito de quiebras halló que Lehman se servía de las llamadas operaciones Repo 105 (pacto de recompra 105) para sacar de su balance, temporariamente, más de $50.000 millones, de modo de persuadir a sus inversores de que no tenía demasiada deuda.
Las normas definitivas se enviarán a los líderes del Grupo de los 20 a la cumbre que se celebrará el año próximo en San Petersburgo, Rusia, dijo el FSB. A principios de mes, Mark Carney, presidente del directorio del FSB, dijo que los entes regulatorios mantienen “debates muy intensos” sobre los bancos que están en la sombra.

Ben Moshinsky y Jim Brunsden/ Bloomberg News

Ver comentarios