Enviar
Huelga de trabajadores declarada ilegal
“El sindicato no es Limón”

Empleados no recibirán salario por días no laborados

El trabajo de los empleados de la Junta de Administración Portuaria y de Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica (Japdeva) es una actividad que no puede ir a huelga porque es un servicio público esencial para el país.
De esa forma, el Juzgado de Trabajo de Limón declaró ilegal el movimiento de los trabajadores.
Además, fue el escenario en el cual Allan Hidalgo, presidente ejecutivo de la entidad, inició el proceso para cobrarle al sindicato de Japdeva los daños causados por el paro de labores de los últimos días.

¿Cuál es la situación actual?

La realidad es que estamos con poco equipo y por eso nos centramos en la operación del puerto de Moín. A pesar de esto, el trabajo ahí es completo. No es cierto que estamos al 5%.

¿Pero sí están operando?

La operación está al 100% porque trabajamos con operadores privados. Espero que no se ofenda ninguna persona, pero estamos siendo el doble de eficientes que con la propia gente de Japdeva. La operación se ha reducido hasta tres horas por barco.

¿Y cuánto es lo normal?

Un barco en promedio se trabaja durante 12 horas. Hemos podido descargar algunos en ocho o nueve horas.

¿Qué acciones han tomado por la huelga?

El Departamento Legal trabaja en la presentación de una demanda contra el sindicato por las pérdidas generadas. Esto no puede quedar impune. Estamos hablando de fondos públicos. Cada barco debe aguantar su vela. El sindicato va a tener que asumir las consecuencias de las pérdidas. En eso estamos firmes.

¿Se le pagará a quien no trabaje?

No, mandé un comunicado a los trabajadores. He sido claro en que no se les paga porque el culpable es el Sindicato de Trabajadores de Japdeva. Si quieren plata, vayan y les cobran a ellos. En todo caso la convención colectiva nos da margen para pagar hasta este miércoles. Entonces haremos lo posible para hacerlo ese día, pero como las oficinas administrativas han estado cerradas no se han podido tramitar las planillas.

¿Todos los trabajadores apoyaron el movimiento?

No todos, un dato curioso es que algunas personas han ido a trabajar. Pero el sindicato lo que ha hecho es ir y sacar a los trabajadores. Entiendo que las personas teman por su seguridad porque las amedrentan.

¿Representa el sindicato el sentir de los limonenses?

No, para nada; en lo más mínimo. Eso se lo puedo garantizar. He tenido conversaciones con los empresarios, con sectores sociales, alcaldes y líderes religiosos. Ninguno quiere disturbios. El sindicato se contradice porque pide empleo para la zona, pero cuando se mandan las señales equivocadas, quién va querer invertir en Limón.

¿Qué está en juego en Limón?

La competitividad del país. El Gobierno lo tiene muy claro. Si uno ve lo que está haciendo Panamá, llega a la conclusión de que no podemos quedarnos atrás. El sindicato no defiende los intereses del país, solo los de la junta directiva del sindicato.

¿Pierde Japdeva con la nueva terminal?

Para nada. Gana Japdeva, gana el país y gana el pueblo de Limón. La concesión es el mismo Estado dando el servicio a través de un tercero. Se hace de esta forma porque no tenemos los $1.000 millones que cuesta hacer el muelle, pero cuando se acabe el contrato la infraestructura será del país.

¿Pierde el sindicato?

Definitivamente. Ellos no representan a la comunidad de Limón, eso no es cierto, eso es falso. Ellos se representan a ellos mismos y sus propios intereses. La hegemonía que han tenido la van a perder y al final ese es el gran temor.

Oscar Rodríguez
[email protected]
Ver comentarios