Enviar
Viernes 23 Diciembre, 2011

El rumbo que necesita Costa Rica

En estos tiempos difíciles para el país, con problemas en el campo social, en salud y educación, con un incremento de la pobreza y protestas de diversos sectores, es cuando debemos convertir esas dificultades en oportunidades, y no preocuparnos, sino ocuparnos en resolver los problemas, pensando en el bien común, y que las personas lleguen a la labor pública a servir y no a servirse.
Es pertinente que la sociedad civil tenga una mayor participación y compromiso, en aras de que se logren la estabilidad y el desarrollo económico, que permitan una mejor distribución de la riqueza y así disminuir el nivel de pobreza para mantener la paz social que por muchos años ha tenido nuestro país.
Es fundamental que los partidos políticos presenten propuestas viables, y que la sociedad civil asuma un papel responsable en verificar que quienes lleguen al Poder Ejecutivo y la Asamblea Legislativa, cumplan con sus obligaciones, en aras del interés general y una adecuada gobernabilidad.
Al respecto será muy importante analizar las propuestas de los partidos políticos para resolver lo referente a la deuda pública y al déficit fiscal, reestructuración del Estado, la situación de crisis en los sectores de educación y salud.
Así como sobre el nuevo papel de Estado, si se va a dar énfasis en que sea un facilitador de las actividades del sector privado, o que tenga un papel relevante para lograr el desarrollo económico producto de un crecimiento del PIB mayor al 5%, que permita disminuir el nivel de pobreza.
Propuestas bien sustentadas de cómo van a resolver lo referente a la duplicación de funciones entre varias entidades del sector público, lo que en la Rendición de Cuentas se denomina la pertinencia de los programas o de las instituciones, es decir, si se mantienen vigentes los fines para los que fueron creadas determinadas instituciones y programas.
Que se cumpla lo que establece el artículo 11 de la Constitución Política, que debe aprobarse una “Ley de Rendición de Cuentas”.
Deben también realizar propuestas de cómo van a enfrentar la corrupción. Es importante recordar que corrupción no solo es malversación de fondos públicos, sino que también cuando se toman decisiones para favorecer a ciertos sectores, o se utilizan los puestos públicos para servirse o para beneficios personales y no para servir al pueblo.
También es corrupción cuando se paga dinero para aligerar trámites. Los que ocupan cargos públicos deberían tener siempre presente la célebre frase del recordado expresidente de Estados Unidos Abraham Lincoln: “Del Gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo”.
Asimismo, cómo van a propiciar una cultura de valores como la honradez, integridad y transparencia que guíen a Costa Rica por un rumbo que facilite la solidaridad, el desarrollo económico y la protección y sostenibilidad del medio ambiente.
Es necesario que la prensa sea objetiva y transparente, y asuma un papel de compromiso con los mejores intereses del país, como lo tuvo al denunciar ciertos casos de corrupción.

Bernal Monge Pacheco
Consultor