Enviar

El riesgo y las expectativas

201503152229230.col1.jpg
El Reglamento de Gestión de Riesgos, aprobado por el Conassif en 2009 y bajo el cual se rigen las Sociedades Administradoras de Fondos de Inversión, especifica que estas deben realizar una gestión de los siguientes riesgos: mercado, crediticio, operativo, contraparte y liquidez.
Para ello, existen unidades especializadas con el recurso humano y tecnológico que les permiten realizar un monitoreo, seguimiento y control de los riesgos mencionados, así como la creación de modelos econométricos que estresan el comportamiento de las carteras de inversión tanto financieras como inmobiliarias ante cambios en variables macroeconómicas como tipos de cambio, precios y tasas de interés.
Sin embargo, existe un factor del cual es difícil realizar análisis de tipo cuantitativo, y es el referente a las expectativas que tienen los diferentes agentes económicos, como las familias, las empresas y el mismo gobierno.
Estas se encuentran vinculadas con la suposición sobre el comportamiento futuro de diferentes variables; supuestos que toda unidad de riesgo debe tomar en consideración y que en muchos casos van más allá de las cuenta nacionales.
Por ejemplo, cabe preguntarnos si las expectativas que tiene una sociedad administradora de fondos de inversión son coincidentes con las de un inversionista que se encuentra catalogado en diferentes niveles de perfil según su apetito por riesgo.
Por otra parte, las expectativas pueden estar asociadas con el desempeño pasado y presentes de un grupo financiero, en donde sus acciones van a determinar la percepción de los agentes económicos y en donde el riesgo de reputación e imagen juega un papel muy importante.
Las empresas pueden tener intereses empresariales que influirán en sus ingresos futuros; de la misma forma, las personas podrán estar proyectando sus patrones de consumo y ahorro con base en las proyecciones de sus ingresos, diferenciando aquellos que son de índole permanente o transitorio.
Por estas razones, la gestión integral de riesgo debe ir más allá de aspectos meramente económicos y también enfocarse en conocer que está motivando a los inversionistas en sus decisiones de inversión.
Conociendo sus percepciones del entorno tanto político, económico y social, dando importancia al tema de la información y como esta se hace llegar de manera tal que se logren alinear los objetivos estratégicos de cada institución con las percepciones de los agentes económicos.
Expectativas negativas incrementan la exposición al riesgo reputacional, el riesgo de liquidez y la gestión del riesgo de mercado, de ahí la importancia de no pensar solamente desde la posición del experto en gestión de riesgo sino desde las perspectivas de los diferentes actores del mercado.
En mi opinión, la gestión de riesgo no se encierra en cuatro paredes y en unas pocas personas, hay muchos involucrados, sectores económicos y formas de pensar y ver las cosas propias de la percepción y situación de quien las vive.

Yeini Vargas Araya
Analista de Riesgo de Mercado
BCR SAFI S.A.
 

Ver comentarios