Enviar

Las fuertes lluvias y tormentas, consecuencia del cambio climático, se agravan en el país por el mal estado de su infraestructura vial, y por el mal manejo de los desechos, que hoy contaminan y bloquean los ríos

El rezago y los errores nos pasan factura

Costa Rica está sufriendo algunas de las consecuencias del cambio climático agravadas por el mal estado de su infraestructura vial, y por la indiferencia con que se ha visto, por muchos años, el mal manejo de los desechos, lo cual ha permitido una acumulación de todo tipo de basura (hasta refrigeradoras, cocinas y muebles en desuso) en los cauces y riberas de los ríos.
La nociva práctica de las últimas décadas, de administrar improvisando, sin desarrollar un proyecto país con planes a corto, mediano y largo plazo, generó el rezago en aspectos de vital importancia, a lo que hay que sumar las decisiones equivocadas como la eliminación del ferrocarril, por medio del cual hoy podría transportarse gran parte de las mercaderías sin destruir nuestras carreteras.
No debió dejarse por fuera ninguno de los aspectos de interés nacional importantes, aunque no tuvieran réditos políticos inmediatos.
Hoy vemos como las fuertes lluvias y tormentas provocan inundaciones por desbordamiento de ríos, destruyen viviendas y afectan la vida y la salud de los habitantes de las zonas anegadas.
El pésimo estado de los puentes, abandonados durante décadas y sin recibir el mantenimiento que se debía darles, ya de por sí ponen en peligro la vida de quienes los transitan. Mucho más si a esto se le suman las inclemencias del tiempo actuales.
No obstante, al parecer, ninguna de las medidas tomadas por el Ministerio de Obras Públicas ha impedido el paso por esos puentes de vehículos pesados, con grave riesgo para sus conductores. ¿Qué hacen al respecto las autoridades locales que al estar en la zona pueden vigilar día a día ese tránsito? ¿Quién se encarga de verificar que realmente existan vías alternativas y desviar los vehículos hacia ellas? ¿Qué control ejercen las empresas o personas dueñas de esos camiones pesados que están exponiendo a los puentes a colapsar?
Costa Rica necesita salir de un estilo “apagaincendios” y pasar a un modelo en el cual cada proyecto responda a un claro plan país aceptado por un gran consenso nacional. Y para lo que ya es inevitable, urge la acción eficiente de las autoridades locales que deben asumir su cuota de participación en la solución de los problemas.
Ver comentarios