Enviar

Si bien existe la posibilidad de importar lo que no pueda producirse eficientemente en el país por cambios en el clima, podrían variar las condiciones en las naciones dispuestas hoy a exportar este tipo de bienes a precios convenientes para Costa Rica

El reto de los alimentos

La intensificación y constancia de las lluvias que caen sobre el país, fenómeno anunciado por los que estudian las consecuencias del cambio climático, han afectado a los productores del agro, en especial a los horticultores en este momento, y como consecuencia a toda la población, que podrá verse golpeada por un alza significativa en los precios.
La realidad de estos agricultores es que solo una minoría de ellos cuenta con seguros de cosecha, otorgados por quienes compran sus productos, ya que en el país no existen pólizas para este tipo de empresarios.
El problema requiere no solo medidas acertadas para enfrentar la situación, sino rapidez en la toma de decisiones. Se trata de que la población cuente con los productos que necesita para su consumo a precios asequibles y a la vez resolver la fuente de trabajo de miles de pequeños y medianos productores.
Si bien es cierto existe la posibilidad de importar aquello que no pueda producirse eficientemente en el país por cambios en el clima, también lo es que podrían variar las condiciones en las naciones dispuestas hoy a exportar este tipo de producción a precios convenientes para Costa Rica.
Por otro lado, la opción de importar generaría una crisis relacionada con miles de productores y sus familias que quedarían sin trabajo con el riesgo de que muchos de ellos migren a las ciudades y comiencen a engrosar cinturones de pobreza. Esto es justamente lo que se debería reducir en este momento en que se busca disminuir entornos negativos que puedan inducir a actividades fuera de la ley.
Así las cosas, la situación no es fácil de resolver pero deberían considerarse todos los aspectos y tomarse decisiones puesto que el factor climático que ha desencadenado los problemas continuará, de acuerdo con los pronósticos.
Por otra parte, aunque en lo que resta de la estación lluviosa se logre de alguna manera solventar la emergencia, es indispensable no dejar a posibles improvisaciones lo relacionado con las cosechas del año entrante y los subsiguientes ya que los cambios ocasionados por el clima probablemente continuarán y el país debería adecuarse a las nuevas condiciones para reencauzar su producción si es necesario.


Ver comentarios