Carlos Denton

Carlos Denton

Enviar
Miércoles 14 Diciembre, 2011


El regreso de Manuel Antonio Noriega

Con el regreso de Manuel Antonio Noriega, es importante recordar lo que fue este líder de Panamá, cómo surgió, y cómo fue derrotado.
Después de la muerte de 22 estudiantes en 1964 en una confrontación con las fuerzas armadas estadounidenses, autoridades norteamericanas decidieron que la mejor manera de evitar más eventos trágicos era fortaleciendo a la Guardia Nacional. Promovieron la creación de una unidad de inteligencia llamada la “G2” que tuvo la responsabilidad de detectar y prevenir insurrecciones; espiaba al pueblo.
Noriega hizo su carrera militar como director de la G2 hasta que pudo convertirse en el comandante en jefe de las renombradas Fuerzas de Defensa en 1982; cursó estudios especiales de inteligencia y contra inteligencia en la Escuela de las Américas, en ese entonces operando desde una base estadounidense en la Zona del Canal. También fue entrenado en “operaciones psicológicas” en Carolina del Norte, Estados Unidos.
Durante su servicio en la G2 mantuvo lazos cercanos con las autoridades estadounidenses, que financiaban en parte sus operaciones, incluyendo durante un tiempo una amistad con George Bush padre, que era jefe de la Agencia Central de Inteligencia (CIA). El superior de Noriega, Omar Torrijos, conservaba relaciones con Cuba y con los hermanos Castro, y los dos panameños viajaban periódicamente a La Habana para reuniones y para fiestas de “todo tipo.” A Bush y sus sucesores les gustaba esa relación porque al regreso de la isla, Noriega presentaba informes completos de lo que había observado de las fuerzas armadas cubanas.
Al asumir él la comandancia de las Fuerzas de Defensa, estas cada vez fueron más represivas. Recuerdo cuando un panameño me dijo con ironía “nosotros tenemos una gran ventaja sobre ustedes los ticos. Aquí en Panamá los ladrones lucen uniforme”. También fueron más predatorias, extorsionando cada vez más recursos del pueblo. Trataba Noriega de mantener una semblanza de legitimidad celebrando elecciones y estableciendo una figura de “presidente de la República,” pero como lo dijo el mismo Torrijos, “tenemos un presidente para que si llega alguien importante a Tocumen a la 1 de la mañana puede ir él a recibirlo.” Torrijos y Noriega, ambos, fueron “jefes de estado”.
Con el avance del tiempo el comportamiento de Noriega fue más errático y más anti estadounidense, en una época cuando aún prevalecía la guerra fría. En 1987 Estados Unidos como represalia comenzó a imponer sanciones; una de las más aparentes fue que dejó de enviar billetes de dólar a Panamá. Como el “balboa” es una moneda figurativa, rápidamente se fue congelando el comercio local. A los empleados públicos se les pagaba con cheques de $20 y ellos llevaban estos a los comercios rogando a los propietarios que se los recibieran.
Finalmente Bush decidió que había que eliminar a Noriega y las Fuerzas de Defensa, y en diciembre de 1989 ejecutaron la operación “Just Cause” con ese propósito. Ahora Noriega está de vuelta, anciano y enfermo, y el pueblo y su gobierno no piensan resucitar las Fuerzas de Defensa.

Carlos Denton
[email protected]