Vladimir de la Cruz

Vladimir de la Cruz

Enviar
Miércoles 23 Febrero, 2011


Pizarrón
El primer año de la Presidencia de la República

Con frecuencia se habla, analiza y critica el primer año de gestión, que ni siquiera ha terminado, de la Presidencia de la República. Incluso se hace análisis de los primeros 100 días, con una práctica extranjera que no corresponde en buen procedimiento político ni legislativo a Costa Rica. Y en una ocasión se quiso instaurar un gabinete paralelo que no funcionó para marcar el paso del Ejecutivo.
El presupuesto ordinario de la República, que es el conjunto de los ingresos probables y gastos autorizados de la administración, es la propuesta que hace el Poder Ejecutivo al Legislativo, para su aprobación, el cual se emite para el año económico desde el 1º de enero hasta el 31 de diciembre del año que sigue.

Se discute el presupuesto de la República entre el 1º de setiembre y el 30 de noviembre de cada año, en sesiones ordinarias del Poder Legislativo, quitándole tiempo a la iniciativa de los diputados, y agregándoles tiempo a los Proyectos de Ley que presenta el Poder Ejecutivo, aparte de las sesiones extraordinarias.
El Presupuesto lo prepara el Poder Ejecutivo de conformidad con las partidas que destina para los anteproyectos que formulan los Ministerios y las instituciones comprendidas en el Presupuesto, que corresponde a las políticas generales del Gobierno para su buena marcha, el cumplimiento de sus promesas y programas electorales y el funcionamiento general de la administración pública. Así un Presupuesto que se aprueba en noviembre de 2009 se aplica en el ejercicio del gobierno en 2010, el que se aprueba en 2010 en el 2011, y así sucesivamente.
Cuando la presidenta Chinchilla asumió el gobierno el 8 de mayo de 2010, lo único que podía hacer era administrar el presupuesto aprobado para sus primeros ocho meses de gestión, sin que pudiera influir de modo directo en él, respondiendo este a las políticas que había fijado la Administración Arias Sánchez para 2010.
Aunque sea el mismo Partido Liberación Nacional el gobernante, en ambas administraciones, es claro que no necesariamente tienen los mismos proyectos políticos prioritarios, como ha sucedido en todos los gobiernos que así han sido: del PLN, Figueres-Oduber, Monge-Arias y ahora Arias-Chinchilla, y del PUSC, Rodríguez- Pacheco.
Los primeros meses de gobierno de hecho se convierten en una administración y cuido de los bienes ajenos presupuestados, y de ejercer la dirección y acción de los intereses públicos que por los ministerios e instituciones a su cargo están. En este sentido aunque la Presidenta administra no gobierna literalmente 2010. Lo que sí se puede evaluar, entonces, es si ha administrado bien o mal lo que el anterior gobierno dejó en sus manos para su buen cuido, ejecución y cumplimiento presupuestario.
El 1º de enero, con el presupuesto aprobado de 2011, es cuando empieza verdaderamente el primer año de gestión pública, del gobierno liberacionista de Laura Chinchilla, cuyas directrices presupuestarias sí son responsabilidad suya, según la visión que tiene de la Costa Rica que quiere heredar, del cumplimiento de sus promesas y programas electorales, y de sus metas institucionales para lograrlo.
La única forma de cambiar esto, parcialmente, es modificando el arranque de la sesiones legislativas de manera que comience en mayo con la iniciativa del Poder Ejecutivo, para que al empezar un gobierno pueda impulsar inmediatamente las propuestas electorales que ha ofrecido.

Vladimir de la Cruz