Enviar
El porqué de los “fracasos”
Los ticos son y seguirán siendo relleno en la Copa del Café, hasta que…

Todos los años, el día martes de la Copa del Café, algunos medios siempre recalcan como noticia principal “eliminados los ticos”. Para el conocedor de tenis eso no es noticioso, porque se sabe desde mucho tiempo antes que se inicie el torneo.
¿Cómo explicar lo que pasa con el tenis tico? La mejor forma es contando cómo se deben hacer bien las cosas. Para ello, entrevistamos a la salvadoreña Cecilia Ancalmo, directora técnica de la Confederación de Tenis de Centroamérica y el Caribe (COTECC) y oficial de desarrollo de la Federación Internacional de Tenis (ITF).
Para ella, de forma general, en la región hoy en día hay más nivel y jugadores en el ranking mundial junior que muchos años atrás. El motivo, que existen unos 30 torneos puntuables para ese escalafón.
No obstante, Ancalmo agrega que es cuando el jugador “quiere subir la otra grada”, que se encuentra con limitaciones.
“Un jugador que anda en el ranking de los 300, ya no puede quedarse jugando torneos grados 4 y 5. Si quiere subir de nivel debe irse a jugar a Suramérica, Estados Unidos, Canadá, etc., para puntuar y escalar.
No obstante, en Centroamérica, algunos tenistas logran, por patrocinio o apoyo de sus gobiernos, prepararse bien y vienen a la Copa y superan rondas; un ejemplo de ello fue en 2008 el salvadoreño Marcelo Arévalo, que llegó a semifinales. ¿Significa eso que Costa Rica ‘está quedado’, en el tenis?
“Se queda atrás quien toma la decisión de no moverse”, responde Ancalmo, agregando que el desarrollo en el tenis competitivo es una decisión personal del atleta con su familia, y en la que media mucho la decisión sobre cómo estudiar.
“Estos tenistas que vienen a la Copa del Café, la mayoría estudian a distancia; a algunas familias no les gusta ese método”.
Para Ancalmo el proceso tiene que ser integral, porque considera que aún alcanzando el número uno del ranking mundial junior “nada le garantiza a un o una joven que como profesional va a poder vivir del tenis”. Por eso ella, a diferencia de otros dirigentes, considera que tomar la opción de becas deportivas en universidades no es mala.
“Incluso el mismo Estados Unidos está favoreciendo mucho la vía de las universidades, para desarrollar a sus profesionales”, aseguró Ancalmo.
Para Cecilia, una problema grave para el desarrollo del tenis en nuestro país es la falta de canchas públicas. Ella dice que Guatemala tiene dos sedes en la capital, con un total de 14 canchas que administra la federación; El Salvador tiene un centro con 16 canchas, Honduras y Panamá tienen centros con 7 canchas, y solo nuestra federación no tiene.
Según Ancalmo, esa falta de canchas públicas provoca que la estructura de los torneos nacionales no sea la ideal; “para mí es una locura”, dice, agregando que lo ideal es tener canchas propias y hacer los torneos en una semana, y no como acá que duran más y andan jugando en canchas regadas por todos lados.
Por último, sobre el paso al profesionalismo, afirmó que en la región actualmente solamente el guatemalteco Christopher Díaz se está dedicando al tenis profesional. “Es que para hacer todo el proceso y cumplir con un calendario, necesitas al menos unos 60 mil dólares al año”, lo cual es sin duda otra limitante que frena los sueños de profesionalismo de los chicos de la región.
Ancalmo reconoció que en este tema, el patrocinio siempre es incierto y que “cada país encuentra su fórmula”. Dice que en Guatemala un ex tenista que formó una empresa como promotor y organizador de eventos y organiza los torneos, pero se dedica a eso y a mercadear, con lo que ha podido atraer patrocinadores, mientras que en otros países faltan patrocinadores.
En este tema, una cosa queda clara: no solo es cuestión de que surja un talento, sino que existan los medios económicos y las posibilidades para desarrollarlo.

Luis Rojas
[email protected]
Ver comentarios