El porno sale del armario
La película “Don Jon”, trata de cómo un chico (Gordon Levitt), no logra disfrutar de las relaciones de carne y hueso, ni aunque se trate de la mismísima Scarlett Johansson.Internet/La República
Enviar

CINE

El porno sale del armario

Mientras las salas de cine X entran en su declive definitivo, el contenido erótico o pornográfico se filtra en el cine convencional al socaire del boom literario de “50 sombras de Grey”

Si en la música triunfa el “porno pop” por obra y gracia de Miley Cyrus o Rihanna y en literatura las sagas eróticas se multiplican a la sombra del “efecto Grey”, el cine no podía permanecer ajeno al reclamo más efectivo del momento: la película “Don Jon”, de Joseph Gordon-Levitt.

201311042311440.m11.jpg
Mientras las salas de cine X entran en su declive definitivo, el contenido erótico y/o pornográfico se filtra en el cine convencional al socaire del ‘boom’ literario de “50 sombras de Grey”, cuya adaptación cinematográfica, encargada a Sam Taylor Johnson, es todo un fenómeno popular incluso antes de haber empezado el rodaje.
James Franco, Lars von Trier, Rob Epstein, Michael Winterbottom o Abdellatif Kechiche son algunos de los directores que se han apuntado a la moda porno, aunque el acercamiento es de lo más variopinto y no siempre aparece el sexo explícito.
Es el caso de “Don Jon”, en realidad una comedia convencional con la pornografía como hilo conductor: trata de cómo un chico (Gordon Levitt), un auténtico don Juan capaz de seducir a las mujeres más bellas, no logra disfrutar de las relaciones de carne y hueso, ni aunque se trate de la mismísima Scarlett Johansson, debido a su obsesión con el porno.
La película cuenta con el morbo añadido de Julianne Moore, que regresa al tema quince años después de interpretar a la sensual Amber Waves de “Boogie Nights”.
El montaje original de “Don Jon”, estrenado en el pasado Festival de Sundance, contenía más escenas pornográficas, pero el actor, guionista y director metió la tijera para poder obtener la calificación de apta para menores de 17 acompañados de adultos.
Mucho más escandalosa, como no podía ser menos, se prevé la próxima de Lars von Trier, que tras ser declarado persona non grata en el Festival de Cannes por decir que Hitler le caía bien durante la presentación de “Melancholia”, tenía el listón de la provocación muy alto.
Pero he aquí que el danés nos trae ahora “Nymphomaniac”, tercera entrega de su trilogía de la depresión que, como su título indica, cuenta la historia de una ninfómana (Charlotte Gainsbourg) desde que nace hasta que cumple 50 años.
Y qué mejor fecha para su estreno en Dinamarca que el día de Navidad. En otros países está por ver; su duración, superior a cinco horas, no facilita la distribución.
Hasta ahora se ha podido ver algún tráiler y los carteles de la película, en los que aparece todo el reparto —de Shia LaBeouf a Uma Thurman, Willem Dafoe o Christian Slater—, con cara de orgasmo. LaBeouf confirmó en una entrevista reciente que habrá sexo real.

Madrid/EFE

Ver comentarios