Enviar
El pollo

Su consumo se ha extendido y aumentado en el mundo entero desde hace no tantos años, por ejemplo en un país como España arranca su consumo ascendente aproximadamente en los años 60.
Lo cierto es que es un plato versátil, mas no necesariamente fácil de preparar aunque parezca lo contrario.
Hay versiones encontradas de cuándo llegó el pollo a tierra americana, hasta hace poco se afirmaba que fueron los españoles quienes lo introdujeron, sin embargo estudios recientes efectuados por científicos de Nueva Zelanda parecen indicar que el pollo le robó la vuelta a Cristóbal Colón y que este fue más bien traído por los polinesios que entraron por la Isla de Pascua.
Pruebas de carbono radiactivo a restos de pollo encontrados en Chile, indican que los incas consumían esta ave 100 años antes de la llegada de los buscadores del “Dorado”. O sea que el señor Pizarro en 1532 probablemente caminó entre pollos al llegar a Perú, pollos que nunca antes habían visto botas españolas, sino remos y embarcaciones polinesias.
Otra nota interesante es que encontraron que el ADN de los pollos de las Polinesias también tiene características comunes con los de la gallina araucana de Sudamérica y algunos tipos de Hawái y el sudeste asiático, hecho que parece confirmar la teoría del origen polinesio.
Los descubrimientos entonces contribuyen a cerrar la polémica, sin embargo podemos suponer que el pollo de América del Sur no habría llegado hasta México, sino que este sí fue traído por Cortés.
Los nativos mexicanos sí consumían aves salvajes que cazaban con trampas y según se dice recibieron al pollo con gran satisfacción al ser un ave de corral y fácil de mantener, tanto que se convirtió en forma de pago a los españoles de aquel tiempo.
¡Buen provecho y hasta la próxima semana!


ALFREDO ECHEVERRIA
Director Ejecutivo Grupo HRS
[email protected]
Ver comentarios