El peso mexicano no tiene respiro al abundar riesgos globales
Un vendedor ambulante ofrece banderas de México en la fila de autos que quieren entrar a Estados Unidos desde este país. Bloomberg/La República
Enviar

Para los inversores que creen que mares más tranquilos aguardan al peso mexicano después de la elección presidencial estadounidense, el principal pronosticador de la moneda tiene una mala noticia: el próximo Donald Trump está a la vuelta de la esquina.

El peso probablemente caiga ya sea que el candidato republicano llegue o no a la Casa Blanca en los comicios del mes que viene, asegura Juan Carlos Rodado, director de investigación latinoamericana de Natixis North America y el pronosticador más certero del tercer trimestre, según las clasificaciones de Bloomberg. Prevé que el peso, al que se ve como un barómetro de la aversión mundial al riesgo, bajará de 18,93 por dólar a 20 para fin de año en tanto los inversores ponen sus miras más allá de la elección en el próximo gran acontecimiento.
Antes de Trump, fue el Brexit. El peso cayó casi un 4% al día siguiente de que los votantes británicos optaran por abandonar la Unión Europea. Después de Trump, cualquier conmoción podría impulsar a los inversores a correr a operar nuevamente en corto con el peso para proteger sus carteras de mercados emergentes. Los problemas de Deutsche Bank, el referéndum italiano y el mercado petrolero integran la lista de posibles sorpresas que podría debilitar la vocación mundial por el riesgo, sostiene Rodado.


“El nivel de la moneda mexicana todavía está determinado por los acontecimientos mundiales”, dijo Rodado desde Nueva York. “No veo más que factores bajistas”.
La perspectiva de Rodado contrasta con la de algunos de sus pares, como Banco Itaú y Nomura Holdings, que prevén que el peso se recuperará a 17,50 y 17,30 por dólar respectivamente si Trump pierde la elección. Trump, que culpa al libre comercio con países como México por la caída de la manufactura estadounidense, ha prometido renegociar los acuerdos comerciales, deportar a los inmigrantes indocumentados y construir un muro en la frontera sur de EE.UU.
El peso este año se ha transformado en la segunda moneda importante de mayor volatilidad del mundo, siguiendo los altibajos de la tumultuosa campaña de Trump. La moneda mexicana registró la peor caída del mundo meses atrás cuando Trump ascendió en las encuestas y se está recuperando ahora que el republicano cae. Se depreció un 0,5% a 19,0096 en Nueva York.
Dado el duro discurso de Trump, muchos bancos dieron dos pronósticos para el peso según cuál sea el resultado de la elección estadounidense. Si la rival demócrata de Trump, Hillary Clinton, se impone, el peso podría promediar unos 19,50 por dólar el año que viene, señala. Si Trump gana y no logra la aprobación de sus propuestas más extremas, el tipo de cambio podría rondar los 20 por dólar. Pero si Trump y sus medidas reciben aprobación, Rodado pronostica una caída a 22.
Quizá el acontecimiento más importante al que hay que estar atentos después de las elecciones estadounidenses, agrega, es el referéndum programado para el 4 de diciembre en Italia. Los votantes decidirán si avanzan con la implementación de unas enmiendas constitucionales que, según los observadores del mercado, podrían generar inestabilidad política.
“Fácilmente se podría perder, digamos un 3%, debido a un acontecimiento como la caída de Deutsche Bank, el referéndum italiano, una baja del precio del petróleo… diversos factores externos que no tienen nada que ver con Trump”, dijo Rodado. “El Brexit demostró que eso podría suceder”.


Ver comentarios