Enviar
Lunes 17 Octubre, 2016

Los medios no destacan la sugerencia de Guevara de acatar el clamor de reducir deuda política y dar esos veinticinco mil millones al Ministro

El pecado de Otto Guevara

Lic. Miguel Ruiz Herrera

Otto Guevara ha sido un personaje consistente y que le ha brindado muchos beneficios al país. Inclusive, a pesar de las “alergias” de envidiosos y malintencionados, ha sido designado el mejor diputado en varias gestiones. Es preparado, es inteligente, habla bien y con un pasado y presente limpios.
Pero tiene un gran pecado: DICE LA VERDAD, Y LA DICE DE FRENTE, SIN TITUBEOS.


Y eso, los ticos no se lo perdonan a nadie.
Desde sus opositores, especialmente los partidos de izquierda, hasta sus correligionarios, incluyendo también aquellos que se dicen “neutrales y objetivos” como algunos comentaristas políticos, o algunos otros que no pueden ocultar sus tendencias políticas, no desaprovechan cualquier oportunidad para intentar dañarlo.
Pero Guevara se mantiene y se mantendrá para el bien del país. Ha demostrado ser un bastión de la libertad de actuación y de expresión, de los derechos individuales de los costarricenses, y enemigo de los principales padecimientos de Costa Rica: los mediocres empleados públicos excesivamente pagados, los mediocres políticos, los mediocres sindicalistas, los vividores de la miseria humana y los vividores del escarnio público.
Guevara es un ejemplo de lógica y consecuencia, que no duda en denunciar irregularidades o sandeces.
Y tiene la inteligencia de percatarse cuando los gobernantes nos intentan engañar. Para ejemplo, el intentado engaño con el envío del buen Ministro de Seguridad a la Asamblea, cuando hay fondos suficientes para emplear a los que deberían haber empleado. Su denuncia de que es un crimen que le nieguen ese dinero al Ministro (Solís es enemigo de las sociedades por ideología política, y Costa Rica se atrasará más en competir para atraer inversión). Pero los medios no destacan la sugerencia de Guevara de acatar el clamor de reducir deuda política y dar esos veinticinco mil millones al Ministro.
Voté por Solís, a sabiendas de que el gobierno sería malo, pero por lo menos se paraba la robadera descarada, y se demostraría que un gobierno de izquierda NO es la solución. Ha sido esperablemente malo. Tal vez más malo de lo esperado.
Costa Rica le debe mucho a Guevara, pero vaticinamos que los politiquillos impedirán cualquier justicia hacia su gestión. Algunos para desviar la atención de sus propios graves pecados. A otros les causa mucha envidia y les molesta que diga la verdad.