Enviar

La inversión extranjera directa puede desempeñar en la actualidad una función positiva en el desarrollo económico

El papel de la inversión extranjera

Si bien las continuas dificultades económicas que enfrenta el país, plantean serios retos para los años venideros, existen algunos elementos positivos asociados a la expansión de la inversión extranjera directa (IED) que pueden desembocar en un crecimiento económico más rápido.
La importancia fundamental de los factores tecnológicos en crecimiento actual y futuro sugiere que la empresa ndividual, privada, pública, nacional o extranjera, continúa siendo clave en el crecimiento, al menos dentro de las circunstancias históricas actuales.
En las naciones subdesarrolladas hubo una acentuada liberalización de las políticas hacia la inversión extranjera directa.
En general, pese a que la inversión muestra una recuperación en Costa Rica, aún está debajo de los niveles de años previos. De modo que crecer a tasas más altas, un requisito indispensable para reducir la tasa de desempleo más rápidamente, exige un aumento de varios puntos de la tasa de inversión que no solo puede estar recargada sobre el Estado.
Las antiguas políticas de confrontación entre países y empresas multinacionales han sido reemplazadas por un enfoque pragmático y en vez de dar por hecho la inevitabilidad de conflictos se reconoce en buena parte la posibilidad de que exista una cooperación benéfica para ambas partes entre la nación anfitriona y las empresas multinacionales.
Es así, como la inversión extranjera directa está sustituyendo en muchos casos los empréstitos bancarios y la ayuda oficial para el desarrollo, y aunque no sea cierto del todo que podrá sustituir esa función, la inversión puede seguir dando aportes considerables para el desarrollo, y contribuir al ajuste estructural que se requiere.
A través de la IED las multinacionales generan empleos, estimulan novedosas prácticas comerciales, elevan la productividad y reducen la duplicación de esfuerzos.
En una época de grandes flujos de capital y rápidos cambios tecnológicos, los países de economías emergentes como la de Costa Rica podrán apoyarse con mayor frecuencia en los estímulos económicos de las multinacionales; y estas a su vez, estarán a menudo en situación de proporcionar importantes beneficios a largo plazo.
Ciertamente las compañías multinacionales pueden desempeñar en la actualidad una función positiva en el desarrollo económico, particularmente en lo tocante a difundir las nuevas tecnologías para promover el crecimiento de las personas más pobres.
Por tanto, las empresas y las fuerzas de mercado tendrán que adoptar un importante papel siempre que la comunidad internacional intente reactivar el crecimiento del mundo en desarrollo.
Ver comentarios