Enviar
Sábado 3 Agosto, 2013

El papa Francisco invita a los jóvenes a buscar liderazgo y mejores gobiernos que robustezcan la vida del continente aún con heridas por la desigualdad


El Papa en América

Miles de personas se dieron cita en Brasil con motivo de la visita del Papa. La felicidad de encontrarse con él les ha dejado una huella de bienestar de uno de los papas más accesibles y carismáticos de la historia. La alegría del papa Francisco es contagiosa y la transmite a sus seguidores y a los millones de cristianos de todo el mundo y en esta ocasión, a millones de jóvenes quienes con entusiasmo y llenos de amor no hicieron otra cosa más que orar, sin dejar de mostrar sus expresiones de agradecimiento en esa confraternidad.
Solo de nuestro país viajaron más de 500 jóvenes a esa cita de fe y esperanza. Ahora no queda ninguna duda de que el mensaje papal calará muy profundo en los corazones de esa juventud y de los habitantes del continente que irán más allá de la fe después de haber escuchado el vigoroso mensaje del Santo Padre. Recordemos que la mayoría de los cristianos vivimos en América, continente que está lleno de razones por las cuales vivir,
como la esperanza de acabar con la pobreza, salir del subdesarrollo, mejorar la alimentación,el trabajo, la educación y el agua potable, esto último, una expectativa
del resto del mundo. El papa Francisco ha recomendado especialmente a la juventud, no perder la esperanza del futuro. Los invita a buscar liderazgo y mejores gobiernos que robustezcan la vida del continente aún con heridas por la desigualdad. El papa Francisco ha pedido a la iglesia dejar los palacios y abocarse al encuentro de losmás necesitados, esos que habitan en la periferia excluidos de bienes y hasta marginados por la sociedad.
Que aprendan a privilegiar el ahora en la evangelización y así pode salir a la calle a reivindicar sus
derechos en nombre de la fe. Por ahora, Brasil ha sido un punto de esperanza pero ya todos hablan de una revolución tomando en cuenta la religiosidad popular que existe en el continente, donde también el entramado entre la fe y la política, es determinante para el desarrollo
sociológico y hasta económico. La visita del papa Francisco al continente ha sido el éxito que todos los cristianos esperábamos, una tierra donde más del 80% de la población sigue a Cristo. La juventud es el futuro del continente, y esos jóvenes no pueden dejarse robar la esperanza que el Santo Padre les ha inculcado para que luchen a favoruna sociedad más igual y fraterna.
En el nuevo vendaval de renovación lanzado por el papa Francisco, tenemos la fe del cambio en todas las naciones del continente. Nosotros como costarricenses no podemos más que aplaudir intensamente esta visita que nos ha hecho el hermano sencillo y sonriente de las calles, quien siendo un jesuita exigente y enérgico, se abraza no solo con los jerarcas de la iglesia, sino con el pueblo raso que desde ya, lo
admira.


 

Eliseo Valverde Monge

Médico