Enviar
Lunes 29 Julio, 2013

El ejercicio es para extender una felicitación al partido como tal, mas nos deja sobre la palestra algunas preguntas


El PAC y su convención

Se aventuró el PAC a llevar a cabo una convención abierta a pesar de la puja que hubo entre los sectores que la buscaban y quienes la preferían cerrada.
El resultado nos dice que la diferencia entre un método y el otro no fue significativa. Hago estas observaciones:
1. Las encuestas no fallaron. Estas midieron intención de voto en un universo significativo de posibles participantes en la convención, muchos no decididos de ir a votar, la mayoría no afiliados al partido.
2. La precandidata Campbell, liderando esas mediciones, careció de la organización que requería. Su mensaje no caló pues no atrajo a votantes “blandos” del PAC.
3. Los 23.243 votos (cifra final no oficial) parece circunscribirse a la organización interna del partido, más unos pocos que se acercaron. Quien controla la estructura partidaria logra llevar a su gente a votar. Eso explica por qué salen favorecidos dos precandidatos que en las encuestas no superan el margen de error a nivel nacional.
4. No transmitir datos de los números reales de la votación la noche de la Convención dejó un sinsabor en muchos ciudadanos: El partido de la “transparencia” reservándose información.
5. La votación, comparada con la participación de 22.450 en la Convención “semiabierta” de 2009, representa una participación menor en 2013, pues no alcanza el 1% del padrón nacional.
6. El vencedor de la contienda tiene un panorama muy complicado: salir del margen de error en las mediciones nacionales sobre la intención de voto.
7. El poder de convocatoria del PAC queda seriamente debilitado ante 250 mil participantes en las distritales del PLN, y ante 115 mil (distritales) y 145 mil (convención) votantes en los procesos del PUSC.
8. Hay que tener claro que de los partidos que están aspirando llegar a la primera magistratura, solamente tres han hecho procesos abiertos al electorado en general.
El ejercicio es para extender una felicitación al partido como tal, mas nos deja sobre la palestra algunas preguntas: ¿Implosionó el PAC? ¿Es este realmente un partido caudillista? ¿En qué posición queda para negociar una posible coalición? ¿Podrá presentarse como una opción viable habiendo elegido un candidato con menos de 10 mil votos?
Las respuestas las dirá el tiempo, pero es claro que incidirán en el futuro de ese partido.

Luis A. Álvarez Mora