Emilio Bruce

Emilio Bruce

Enviar
Viernes 1 Abril, 2016

 La identificación de ineficiencia con corrupción hecha por el presidente Solís lo persigue día y noche. El abandono y el escarnio del Código de Ética del PAC han profundizado la caída en picada. El cambio prometido no es percibido por las gentes


Sinceramente

¡El PAC!


El bipartidismo estaba algo gastado. Los líderes seguían siendo la continuación de quienes habían encabezado a los dos partidos tradicionales de Costa Rica.
Con el anuncio de su candidatura, los medios de comunicación colectiva comenzaron a atacar con fiereza a José María Figueres por el sonado caso “Chemise”. Los escándalos políticos del cierre del Banco Anglo Costarricense también cubrieron a don José María Figueres que lo cerró —con el consejo de don Ottón Solís— y a algunos ciudadanos mayormente del PUSC. El PAE III generó un ingreso de 300 millones de dólares pero un desgaste tremendo para el PLN y el PUSC. El pacto de los hijos de los caudillos en la administración Figueres Olsen generó una reacción adversa, los medios lo satanizaron. Luego siguieron los linchamientos mediáticos de Calderón, Rodríguez y Figueres. Estos escándalos seguían la línea de acción del PAC, acuerpado por dos medios principales, de acabar con el bipartidismo.


En la primera administración de don Óscar Arias llegó a ministro de Planificación don Ottón Solís, luego de estudiar en Gran Bretaña con ayuda de don Óscar Arias. Aparentemente se identificaba don Ottón con las ideas laboristas de Clement Attlee que había nacionalizado grandes sectores de la economía británica, acabando con el poderío de aquel país.
Harold Wilson sin embargo era al parecer el exponente contemporáneo del credo de don Ottón y el proteccionismo agrícola del joven ministro hizo que entrara en contradicción en la administración Arias, y acabara por renunciar. El joven Solís Fallas fue un diputado controversial por el PLN. Habiendo sido acusado frente al Tribunal de Ética del PLN renunció a ese partido y comenzó a tratar de formar el suyo propio que creía en un estado fuerte, un país proteccionista y una moral severa. Combatiría ferozmente al TLC.
Abrió don Ottón las puertas del PAC, y poco a poco fue colonizado por quienes ayudaron a polarizar el país con el NO al TLC. Eventualmente el poder efectivo pasó de sus manos a un grupo organizado por don Melvin Jiménez y don Víctor Morales Zapata que pusieron de candidato a la Presidencia de la República a don Luis Guillermo Solís.
El Gobierno de don Luis Guillermo ha destruido al PAC de izquierda por sus yerros, y por colocar como jerarcas a numerosos académicos sin experiencia institucional ni en el manejo prudente de las relaciones con el entorno. La identificación de ineficiencia con corrupción hecha por el presidente Solís lo persigue día y noche. El abandono y el escarnio del Código de Ética del PAC han profundizado la caída en picada. El cambio prometido no es percibido por las gentes.
Don Ottón Solís solo podrá ser candidato exitoso sobre la base del PAC original. Si el candidato del PLN es don José María Figueres, don Ottón será precandidato con seguridad. Doña Epsy Campbell será gran contendiente y don Henry Mora igual pero por el PAC izquierdista. El PAC requiere cara nueva.
El PAC izquierdista en el Gobierno está acabado. El PAC de don Ottón vibra en los corazones de muchos. El PAC ahora será la tercera fuerza política del país, pero don Ottón captaría muchos abstencionistas e indefinidos. Un PAC se acabó, el PAC original puede resucitar.

Emilio Bruce