El Novillo Alegre, un jugoso mordisco a la gastronomía argentina
Martín Aldaburu es el fundador del primer restaurante El Novillo Alegre, a inicios de 2000.Gerson Vargas/La República
Enviar

El Novillo Alegre, un jugoso mordisco a la gastronomía argentina

• La buena carne de res es la reina en este restaurante, sin embargo, hay otras opciones como los pescados y mariscos a la parrilla

Comer todo lo que hay en el plato y quedar con ganas de más. Eso le ocurre al amante de la carne cuando visita el restaurante El Novillo Alegre.
Resulta sencillo tener un encuentro apasionado con alguno de los cortes, cuando lo que llega a la mesa supera las expectativas.
Eso lo sabe bien Martín Aldaburu, fundador del primer restaurante, a inicios de 2000. En la actualidad hay cinco locales.

201502052158370.m33.jpg
En estos años, este argentino aprendió que el tico disfruta la carne tanto como en la tierra del tango y que sabe reconocer lo bueno.
Si se trata de una entrada para ir a la segura, él recomienda las empanadas argentinas. Es un bocadillo que bien se puede compartir (incluye dos por orden). Otra excelente opción es el chorizo, un producto elaborado en el restaurante para mantener el sabor tradicional.
Al pensar en un buen corte, la recomendación del experto es un bife de chorizo. Son 350 gramos de carne marmoleada, gracias a sus vetas de grasa, que le aportan gran sabor a la hora cocinarse en la parrilla.
Lo recomendable es una cocción término medio, o un punto intermedio antes de llegar a los tres cuartos. Cuando en el interior de esta pieza de entre 3 y 5 centímetros de grosor permanece una franja rosada, su sabor es inmejorable.
201502052158370.m44.jpg
Cada bocado debe ser jugoso y suave, tiene que mostrarse delicado en la boca, pero con una intensidad que nos transporte al país de la satisfacción gastronómica.
Una ensalada es una excelente guarnición y un vino Cabernet Sauvignon le va muy bien.
“Para los que gustan de los sabores más fuertes, la entraña es una excelente opción, o el cuadril con una grasa muy rica”, afirmó Leandro Aldaburu, hijo de Martín y administrador del local de Escazú.


• Un giro
Es sencillo asociar la carne cocida a la parrilla, especialmente la de res, cuando pensamos en un establecimiento argentino. No obstante Aldaburu le da un giro a esa idea con otro de sus platos consentidos: pulpo a la parrilla.
La carne de este molusco adquiere un sabor singular luego de pasar por el fuego. A primera vista, su grillado lo distancia de otras recetas con este producto. Se puede acompañar de un buen vino Chardonnay.
Con el primer mordisco se experimenta esa sensación crujiente inicial gracias a la acción de las brasas. Luego se transforma en carne suave y de gran sabor.
“Hay mucho pulpo en la Patagonia Argentina y se prepara a la parrilla; allá se comen los mariscos y pescados a la parrilla”, dijo el fundador del restaurante.
Y como lo que bien comienza bien acaba, una visita a El Novillo Alegre debe concluir con uno de sus inolvidables postres. Un panqueque de manzana o un helado de dulce de leche preparado en casa son ese cierre inolvidable para una cena especial.

 


Ver comentarios