Enviar

El mundo está plagado de trabajo infantil

201306122312170.i1.jpg
Entre la población trabajadora infantil se estima que 6,5 millones son niños que tiene entre 5 y 15 años. AFP/La Republica
El trabajo doméstico infantil ilegal afecta a unos 10,5 millones de niños en el mundo, que limpian, planchan, cocinan o cuidan de ancianos en hogares de otras personas en condiciones peligrosas y en algunos casos análogas a la esclavitud, informó la Organización Mundial del Trabajo (OIT).
De estos niños trabajadores, 6,5 millones tienen entre cinco y 15 años -el 62% de ellos-, y más del 71% son niñas, según el informe "Erradicar el trabajo infantil en el trabajo doméstico" publicado ayer por la OIT con motivo del Día Mundial contra el Trabajo Infantil.
"Estos menores son vulnerables a la violencia física, psicológica y sexual, y están expuestos a condiciones de trabajo abusivas", señaló en la directora del Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil de la OIT, Constance Thomas.
La alta funcionaria explicó que el mundo hay 15,5 millones de niños que trabajan en hogares de terceros, lo que representa al 30% de los trabajadores domésticos en total, pero que de estos, 10,5 millones trabajan en casas de forma ilegal "porque no tienen la edad mínima o porque lo hacen en condiciones duras".
"Con frecuencia están aislados de sus familias, ocultos a la mirada pública y llegan a ser muy dependientes de sus empleadores. Muchos corren el riesgo de terminar siendo explotados sexualmente con fines comerciales", argumentó.
Por otra parte, la funcionaria dijo que el trabajo infantil afecta a todas las regiones, pero que no se puede hacer una clasificación entre ellas porque los países industrializados, como los europeos o norteamericanos, no realizan estadísticas sobre este asunto.
Sin embargo, informó que de manera general se podría decir que Asia es una de las regiones más afectadas por el trabajo infantil doméstico y que Latinoamérica es la región con una de las cifras más bajas y que mayores esfuerzos ha hecho para combatirlo.
En relación a Latinoamérica, agregó que los países con peores datos son los de Centroamérica, Perú y Brasil, "a pesar de los esfuerzos que está haciendo este último en materia legislativa para combatir esta práctica".
Thomas declaró que la situación de muchos niños trabajadores domésticos no sólo constituye una violación grave de los derechos de los niños, sino que sigue siendo un obstáculo al logro de muchos objetivos nacionales e internacionales de desarrollo.
Por su parte, el papa Francisco instó ayer a la comunidad internacional a tomar más medidas para afrontar la "plaga" del trabajo y explotación infantil, durante la audiencia general que celebró como cada miércoles en la Plaza de San Pedro en el Vaticano.
El pontífice recordó que  se celebra el día contra el Trabajo Infantil y afirmó que es "un despreciable fenómeno en aumento sobre todo en los países más pobres".
"Son millones, sobre todo niñas, los menores obligados a trabajar, principalmente en el trabajo doméstico, lo que comporta abusos y maltratos. Se trata de esclavitud y espero que la comunidad internacional tome más medidas para afrontar esta auténtica plaga", dijo.

Ginebra, Roma/EFE

Ver comentarios