El Morera dictará sentencia
Érick Scott saca una chilena ante la mirada atenta de Luis Miguel Valle y Osvaldo Rodríguez, de Alajuelense. www.imagenesencostarica.com/La República
Enviar

201512132229550.rec34-1.jpg
Los goles y las emociones de la semifinal entre Limón y Alajuelense quedarán para el partido de vuelta en el Morera Soto, ya que ambos equipos no pudieron vulnerarse en la ida.
Los rojinegros sacaron oro de su visita al Juan Gobán, y en la vuelta les bastará con empatar para pasar a la final, debido a que goza de la ventaja deportiva.

Por su parte, los locales tuvieron un buen inicio, y apenas a los tres minutos comprometieron el arco de Patrick Pemberton, que detuvo un disparo de Érick Scott a quemarropa.
Gradualmente los manudos equilibraron el partido, con mejor marca en mediacancha, donde Luis Miguel Valle se multiplicó y Osvaldo Rodríguez apareció más, incluso para rematar de larga distancia.
Los tiros libres fueron el recurso favorito de los caribeños, que tuvieron al menos tres faltas directas en la inicial, aunque no tan bien aprovechadas.
A poco de que terminara el primer tiempo, Scott, siempre peligroso, se sacó una chilena de la manga, después de forcejear con Valle en el área.
En el segundo tiempo, el ataque limonense sería mejor controlado. Scott ni Yossimar Pemberton tuvieron suficientes espacios para combinar, y en las escasas ocasiones que lo hicieron, la defensa manuda resolvió sin premura.
La visita eligió el carril izquierdo para atacar a Limón, pero el defensa Alvin Benneth estuvo muy acertado para contener a Diego Calvo y Rónald Matarrita, dueños de ese sector.
No hubo tampoco muchos espacios para Jonathan McDonald y José Guillermo Ortiz, que fueron bien marcados y por arriba no pudieron ganar muchos balones.
La Liga quiso asegurar temprano el empate, o al menos no recibir un gol que comprometiera sus aspiraciones.
Al 72' ingresó el medio de contención Ariel Rodríguez y los rojinegros pudieron tapar mejor los ataques caribeños.
Con Valle y Rodríguez por el carril central, los locales escogieron la banda derecha para orientar sus ataques.
Fue así como se gestó la jugada más emocionante del encuentro, con una descolgada del delantero Yuaicell Wright por derecha, que hizo un pase retrasado para Alexander Espinoza, quien no pudo rematar con claridad a pesar de estar sin marca en el área.
El balón se fue por arriba del marco de Pemberton cuando el reloj marcaba 87 minutos de partido.
El empate es mucho más negocio para los liguistas que para la “Tromba”, obligada a ganar en el Morera si quiere llegar a la final.

201512132229550.rec34-2.jpg

 

 


Ver comentarios