El Madrid sigue vivo
Gonzalo Higuaín y Mesut Ozil, autores de la jugada que terminó con el gol de Cristiano que le dio el triunfo al Real Madrid, celebran la anotación. Pierre-Philippe Marcou-AFP/La República
Enviar

El Madrid sigue vivo

Venció 2-1 en su visita al Manchester United y avanza a cuartos

Un obús lejano del croata Luka Modric y un remate de Cristiano Ronaldo sirvieron al Real Madrid para remontar, cuando se vio en superioridad tras la expulsión del portugués Nani, el encuentro de vuelta de los octavos de la Liga de Campeones ante el Manchester United (1-2) y firmar su pase a la siguiente fase.

201303052227200.a11.jpg
Los blancos, que habían empatado a uno en la ida, se sobrepusieron a un gol en propia puerta del español Sergio Ramos en el minuto tres de la segunda parte y a la férrea defensa que habían plantado en Old Trafford unos “diablos rojos” que planeaban pasar la eliminatoria al contragolpe, pero se vieron mermados por la tarjeta roja que vio Nani en el min. 56.
La función en el “Teatro de los sueños” se abrió con dos ovaciones cerradas, una a Ronaldo, que regresaba a la que fue su casa durante seis temporadas, y otra a Ryan Giggs, que a sus 39 años cumplía, confinado en la banda derecha, 1.000 encuentros como profesional.
El primer tiempo intenso dejó un gol negado por el poste a Vidic, la lesión de Di María y un par de intentonas de Higuaín.
Los “diablos rojos” ensayaban su primer ataque en el segundo acto, cuando Nani le ganó un balón a Varane en la línea de fondo para ponerlo en horizontal hacia el área pequeña, donde Ramos, en su intento por despejarlo, lo envió a su propia red.
Los blancos bregaban ahora por forzar la prórroga ante un United que renunciaba una vez más a la posesión y sufría su propia dosis de desgracia con la expulsión de Nani, que lanzó una patada a Arbeloa en el centro del campo y dejó a los suyos con diez.
Con superioridad sobre el césped y un rival encerrado en su área, fue Modric, que acababa de saltar al campo, quien logró abrir el cerrojo de los de Ferguson con un obús lejano que hizo temblar el palo derecho de De Gea antes de hacer subir el 1-1 al marcador.
El empate dejó a los “diablos rojos” aturdidos y, tan solo tres minutos después, llegó la opción para Ronaldo, que concluyó una jugada colectiva para marcar el segundo gol de los blancos, que no celebró ante la que fue su afición hasta 2009.
Özil dejó de taquito el balón en profundidad para que Higuaín, desde la parte derecha del área, lanzara un tiro algo desviado hacia la izquierda que el portugués remató a gol, para desesperación de Ferguson, que se echaba las manos a la cabeza en la banda.
Los ingleses Michael Carrick y Wayne Rooney lucharon hasta el último minuto para lograr lo que parecía imposible, marcar otros dos goles, pero Diego López volvió a mostrarse inspirado y rechazó todas sus opciones.

Londres/EFE

Ver comentarios