Enviar

El Madrid roza la tragedia

Schalke hace tambalearse a un campeón sin personalidad

201503102244100.a3.jpg
A pesar de los dos goles de Cristiano Ronaldo, que le permiten convertirse en el máximo goleador de las competiciones europeas con 78 tantos, uno más que Raúl González y dos por encima de Messi, el Real Madrid mostró una versión muy pobre y terminó sufriendo en el Bernabéu. Dani Pozo-AFP/La República

El Schalke 04 rozó la gesta en el estadio Santiago Bernabéu (3-4), donde destapó los peores defectos del vigente campeón de Europa, un Real Madrid sin personalidad al que levantó de la lona Cristiano Ronaldo, y se quedó a un solo gol de eliminar a la peor versión del equipo de Carlo Ancelotti.
El momento de inestabilidad por el que transitan los blancos conduce a la duda a futbolistas que han pasado de ganar todo lo que jugaban, a sufrir en un día perfecto para recuperar confianza.
Llegaban al Santiago Bernabéu con dos tantos de ventaja, una renta como para quitarse de encima las dudas, recuperar crédito y disfrutar en el terreno de juego. Nada más lejos de la realidad.
La tensión se mascaba desde el inicio. Un Real Madrid apático y sin alegría.
El Schalke tocaba con comodidad, sin presión en ninguna zona del campo. Necesitaba goles y los buscó.
Meier corría sin rival y chutaba desviado y el primer gol del Schalke llegaba con un error de Casillas a disparo de Fuchs.
Aparecían los nervios, los malos gestos entre compañeros. Arbeloa se desesperaba pidiendo ayuda y Cristiano respondía.
El portugués se desquiciaba ante la imagen de su equipo y cuando se pedía un líder salió al rescate. Un saque de esquina dio oxígeno al Real Madrid. El testarazo de Ronaldo inapelable a la red.
El empate no reflejaba la realidad del césped. El Schalke siguió superando en todo al Real.
Un error de Varane en una mala cesión pudo costar el segundo, con Huntelaar rozando el gol tras llegar al despeje de Casillas.
Pero el holandés no perdonó luego tras un rechace de Casillas al disparo de Meyer. Era el 1-2 el Schalke acariciaba la gesta pero Cristiano se empeñó en evitarla.
Un centro de Coentrao desde el costado izquierdo lo remachó a gol Cristiano.

201503102244100.aaaa.jpg
Después del descanso cuando el Bernabéu respiraba hondo y se disponía a despertar de la pesadilla, con un golazo de Benzema a los 52 minutos, llegó un final de infarto.
Cinco minutos después el joven Sané disparaba imposible para Casillas desde fuera del área para poner el empate a tres.
Recurrió al regreso de Modric cuatro meses después Ancelotti. Pudo sentenciar definitivamente el Real Madrid sin éxito.
Y en el peor día que se recuerda de la defensa madridista, Huntelaar incendiaba el final marcando el 4-3. Un gol más necesitaban los alemanes para avanzar.
El madridismo sufrió cada segundo. Fue cuando apareció Casillas para corregir sus errores en los dos primeros tantos. Sacó un disparo de Sané y un remate con todo a favor de Höwedes en el último suspiro.
La eliminación en octavos y el fracaso sobrevoló el Bernabéu, el Real Madrid avanza a cuartos sin autoestima ni personalidad.

Madrid/EFE

Ver comentarios