Logo La República

Miércoles, 26 de enero de 2022



COLUMNISTAS


El líder para la hora actual

Miguel Angel Rodríguez marodrige@gmail.com | Lunes 10 febrero, 2014


Necesitamos un acuerdo entre diversas fuerzas que sea legitimado por la opinión ciudadana


Disyuntivas

El líder para la hora actual

Nos gusta simplificar la realidad para mejor entenderla. Ello es bueno. Por eso pongo mucha atención cuando me preguntan cuál es el principal problema del país. Y mi profesión de economista no me lleva a señalar el déficit fiscal, la ineficiencia de nuestra producción o el sistema cambiario.
Tampoco la formación en leyes me hace responder que es la falta de seguridad jurídica, o la organización presidencialista de una realidad multipartidista que demanda un modelo al menos semiparlamentario, o el servicio civil o la dificultad de contratar obra pública.
Mi respuesta es que hoy el problema principal de Costa Rica es la dificultad para tomar decisiones públicas.
Tenemos al menos dos décadas de conocer los problemas que dificultan la eficiencia, limitan el crecimiento de la productividad y la producción, estancan los niveles de pobreza y en los últimos años hacen crecer la desigualdad. La mayor parte de estos problemas son fruto de la manera como opera nuestro sector público. El problema no es su tamaño, es su manera de utilizar los recursos: las trabas que establece el gobierno y que impiden que los estudiantes estudien para su mayor beneficio, que los trabajadores trabajen para obtener mayores ingresos, que los ahorrantes ahorren para mejorar sus retornos, que los inversionistas inviertan en las mejores empresas, que las empresas produzcan con la mayor eficiencia. Conocemos los problemas pero no podemos acordar soluciones.
El reciente resultado electoral nos enfrenta a esa dificultad en un contexto en el cual varias fuerzas políticas mantienen importante apoyo de los ciudadanos.
¿Cómo tomar decisiones en el ámbito público en estas circunstancias?
La respuesta es sencilla, ejecutarla no lo es.
Se necesita concertar un acuerdo entre varias de esas fuerzas políticas para contar con el apoyo requerido en la opinión pública y en las instituciones republicanas. Necesitamos un liderazgo que permita acuerdos y votos en la Asamblea Legislativa y acciones del Poder Ejecutivo para que los programas sociales lleguen a las personas que de verdad los necesitan, para extender nuestra infraestructura, para simplificar trámites y facilitar la producción, para hacer más pertinente y de mayor calidad la educación pública, para hacer más oportuna la atención de la salud, para equilibrar las finanzas públicas, disminuir el costo y mejorar la eficiencia de los servicios públicos.
Necesitamos un acuerdo entre diversas fuerzas que sea legitimado por la opinión ciudadana.
Los candidatos presidenciales de las dos posiciones socialdemócratas para el próximo 6 de abril, no deben conformarse con mantener la efervescencia del 60,54% que del total de quienes votamos votó por el PAC y PLN. Requieren atraer apoyo y votos de otros grupos políticos para ganar y para gobernar exitosamente.
Esto es muy oportuno.
Quien mejor pueda obtener ese apoyo de otros sectores para ganar la Presidencia de la República en la segunda ronda electoral, dará indicios de que, de los dos seleccionados el pasado 2 de febrero, es el mejor dotado para tratar de concertar, desde el gobierno, soluciones a los apremiantes problemas que nos agobian.

Miguel Angel Rodríguez

NOTAS ANTERIORES








© 2022 Republica Media Group todos los derechos reservados.