Enviar
Sábado 7 Junio, 2014

Los costarricenses en general deseamos que, nuestro esforzado Presidente, logre cumplir con sus metas para beneficio, principalmente, de las clases más necesitadas


El legado

Don Óscar Arias declamó en Oslo el siguiente verso del maestro Rubén Darío: Sic- “Ruega generoso, piadoso, orgulloso, ruega casto, puro, celeste, animoso; por nos intercede, suplica por nos, pues ya casi estamos sin savia, sin brote, sin vida, sin luz, sin Quijote, sin pies sin alas, sin Sancho y sin Dios”.
Premonitoriamente, y formando parte del misterio de la alteridad, el galardonado dedicó aquel verso a la Costa Rica actual. Lo dicho no es producto de la casualidad. El PLN erosionó moral, y económicamente al país. El descrédito acabó esparciéndose y dañando a la clase política en general. Actualmente, ni los mismos magistrados confían en el Poder Judicial.
Los creadores de la “Dictadura Democrática” multiplicaron la pobreza, y con ella, la propagación de grupos fundamentalistas deseosos de imponer los mismos conceptos equivocados que destruyeron la democracia y la economía en otros lugares del continente.
La contrahecha alianza legislativa conformada por representantes del NO, amotinados de la Unidad, y agrupaciones de izquierda radical, resulta disfuncional y de poca duración. Ciertamente, el país quedó en manos de agrupaciones con poca ciencia para gobernar.
El cierre caprichoso y constante de servicios públicos forma parte de la nueva ”república sindical” impulsada por Frente Amplio, y avalada, entre otros, por el actual Ministro de Trabajo.
El temor a nuevas huelgas, mantienen congelados proyectos de urgente ejecución. Las onerosas exigencias gremiales, y la obcecación, terminarán provocándole fuertes daños a la economía.
El desconcierto es mayor si tomamos en cuenta que, el actual presidente del directorio legislativo, es un conocido activista sindical que ni siquiera pertenecía al PAC. Y que, el nuevo director de la DIS, es un acérrimo defensor de la dictadura castrista, y del régimen venezolano.
En democracia las personas pueden pensar y actuar libremente dentro del marco de la ley. Pero, resulta altamente inconveniente que un detractor del “imperialismo yanqui” lidere la seguridad nacional.
Paradójicamente, mientras el narco celebra que algunos mascullen “go home”, el señor Presidente viaja optimista a USA en busca de nuevas inversiones para combatir la creciente desocupación. Existen empresas que anuncian el traslado de sus operaciones a sitios más hospitalarios que el nuestro para invertir.
El problema principal no estriba en la falta de brotes, Quijotes o Sanchos. Lo grave sería soportar hospitales cerrados, y escuelas vacías de forma intermitente, quedarnos sin agua, sin luz, sin puestos de trabajo, y nadando en droga por culpa de intolerantes que, parodiando a los garrobos, les gusta moverse despacito, pasarla embelesados. Y vivir bien agarrados de las ubres del Estado.
Los costarricenses en general deseamos que, nuestro esforzado Presidente, logre cumplir con sus metas para beneficio, principalmente, de las clases más necesitadas. Don “Luisgui”, el “Presi”, o como los populistas deseen llamarlo, debe mantenerse atento, pues, como quedó comprobado, los zopilotes hambrientos realmente devoran a las vacas dormidas.

Jorge Castro Guardia