Vladimir de la Cruz

Vladimir de la Cruz

Enviar
Miércoles 14 Septiembre, 2011


PIZARRON
El INS solicitó un servicio, no una plaza

He revisado con cuidado y atención la Contratación Exceptuada No. 2011PP-E11100 (INS-Salud 036), objeto de un comentario mío el 10 de agosto, y de una respuesta del Presidente del INS el pasado 8 de setiembre, y sigo pensando que el Presidente del INS no tiene razón en su cuidadosa exposición, por lo siguiente:
1.- La contratación de servicios solicitada es de médicos profesionales para realizar estudios de anatomía patológica. Así, solo especialistas en Patología pueden participar para dicha contratación.
2.- El cartel señala la posibilidad de contratar un especialista o una persona jurídica, lo que supone un laboratorio constituido por uno o varios especialistas en Patología, o varios patólogos agrupados en una sociedad, actuando como persona jurídica. Es claro que el concurso pueden dárselo a una persona o a una firma jurídica. En este caso lo dieron a una persona.
3.- Nunca se sacó una plaza a concurso de Patólogo para realizar los exámenes que el INS desea se hagan. Sacó a concurso la posibilidad de realizar análisis y estudios anatomopatológicos de las muestras, biopsias o tejidos humanos que se obtengan en el proceso de atención de los pacientes del INS, se supone en un laboratorio en el que se pueden procesar, para lo cual se necesita recoger muestras, trasladarlas al centro de evaluación (supone al laboratorio), procesar las muestras para su estudio, suministrar envases, frascos y medios de conservación para la toma de las muestras y procesar los desechos biopeligrosos derivados de este servicio y recolectar, tratar y disponer finalmente de esos desechos peligrosos.
4.-El INS priorizaba en su selección a la oferta que diera el menor precio del servicio solicitado, obligando a que los oferentes pusieran un precio único por tipo de muestra o estudio anatomopatológico.
5.- El INS además señaló que los oferentes podían presentar varios profesionales, y exigía horario de 7 a.m. a 5 p.m para atender este servicio, dentro de jornada ordinaria, para un total promedio de 50 a 60 biopsias o estudios por mes. El adjudicado de la oferta puso ¢18.500 por cada uno de los estudios, lo que le generaría un ingreso de menos de ¢1.200.000, salario muy inferior al que el mismo gana en la CCSS, y las otras instituciones.
6.-Está claro, para mí como para el Presidente del INS, que trabajando para la CCSS, como jefe de servicio en el Hospital Max Peralta, y en tres universidades, no se puede estar inscrito en la CCSS como trabajador independiente, ni tener personal a su cargo, ni pagar cargas sociales propias y de otros, porque este trabajo no existe. Y está claro para ambos que el adjudicado condicionó su oferta a que si se le diera la contratación activaría esa condición de trabajador independiente.
7.- No he cuestionado la forma de la convocatoria de la contratación de servicios del INS. Cuestioné la adjudicación a quien condicionó su independencia para trabajarle si le daban la contratación, y porque no tiene públicamente un laboratorio reconocido donde desarrollar su trabajo, porque está a tiempo completo en la CCSS, y trabaja en tres universidades, salvo que allí fuera a realizar las 60 biopsias mensuales que solicita el INS, y porque el INS no tiene laboratorios de Patología para los que necesite un especialista. Por eso debe contratar estos servicios, porque no fue una plaza de patólogo lo que se sacó a concurso, fue la dación de un servicio plenamente organizado a quien pudiera realizarlo de manera independiente, y existente. Esto lo pedí investigar.

Vladimir de la Cruz