Enviar
Martes 22 Diciembre, 2015

El impacto humano de la luz solar en Haití

Hace unos años, durante uno de mis viajes de trabajo a Haití, quedé profundamente conmovida por la forma en que un número pequeño de luces solares podía mejorar las vidas humanas.
Después de un largo día de reuniones con nuestras contrapartes locales, para revisar y discutir el avance de nuestros proyectos de infraestructura y rehabilitación de la mayor fuente de energía renovable en el país, la planta hidroeléctrica Peligre, y la ampliación y modernización de la red de distribución en el área metropolitana área de Port-au-Prince.
Mis colegas y yo planeábamos visitar uno de los campos de refugiados más poblados de Petionville, ubicado en las afueras de Puerto Príncipe. Nos reunimos con el personal de la agencia ejecutora a cargo de la instalación de lámparas de energía solar en los campos de Petionville y Caradeux, que albergaba a más de 100.000 personas que se habían quedado sin hogar como consecuencia del terremoto más devastador en la historia de Haití.
Las carpas estaban una al lado de la otra, en la oscuridad, sin privacidad ni seguridad. Utensilios rudimentarios de cocina estaban esparcidos en el piso de tierra de muchas las carpas. Experimenté una sensación de profunda compasión y de conexión humana.
A medida que continuamos nuestro descenso, una aureola de luz apareció. Me hizo consciente del sentimiento de protección y seguridad que genera el poder ver. Me sentí conectada a los haitianos a mi alrededor que ya no eran vulnerables debido a la oscuridad del campo y solo podía imaginar lo que significaba para todos los residentes reconocer caras familiares, cocinar los alimentos para su familia y lo más importante, satisfacer una de sus necesidades humanas básicas.
Este proyecto de energía solar, que implicó la instalación de 100 farolas de energía solar en dos de los campos más grandes, Caradeux y Petionville Club, pone de relieve la relación entre la luz y la seguridad. Según la ONG Solar Electric Light Fund, la organización que ejecuta el proyecto, informó que los incidentes de crímenes violentos se redujeron bruscamente cuando las condiciones de iluminación mejoraron.
La publicación de energías renovables Inhabitat describió el proyecto con más detalle: “se instalaron en los campamentos farolas fuertes, resistente a huracanes, y a prueba de sabotaje que requieren un mantenimiento mínimo. El modelo de farola más grande, adquirido en soluciones Verde de Port-au-Prince Energía, es de 20 pies de altura con módulos fotovoltaicos en la parte superior y dos baterías selladas de gel dentro de una caja de seguridad conectada a lámparas de alta potencia led. Una vez que los campamentos temporales sean retirados, las farolas solares serán trasladadas a otras áreas.
Aunque la iluminación es temporal, su impacto positivo es permanente e incluye una disminución en las tasas de delincuencia, tiempo adicional para que los niños estudien, aumento del comercio, la camaradería barrio y esperanza para muchos residentes del campamento”. La iluminación tiene un impacto social de largo alcance, una que he experimentado de primera mano en Haití. Únete a mí y comparte tus historias de cómo la iluminación solar ha impactado tu comunidad aquí.

Natacha Marzolf
Consultora BID