Enviar
Jueves 1 Septiembre, 2011

El ICE versus Racsa

Costa Rica el 7 de octubre de 2007 definió un modelo de economía mixta para el sector de telecomunicaciones en el que sería posible la participación de capital privado en régimen de competencia con las empresas públicas del Estado. Han transcurrido 46 meses desde que se aprobó esa histórica decisión y a pesar de que en apariencia los directivos del ICE y Racsa han estudiado y reestudiado a qué se dedicará Racsa, aún no le encuentran el camino debido a esa empresa.
Por supuesto que, además de buena voluntad, se requiere también un poco de conocimiento de la industria de telecomunicaciones, pero curiosamente hasta que surge el tema en medios de prensa escrita es cuando se corre a tomar decisiones, que vistas en el contexto parecen responder más para acallar las voces críticas de los medios, de los sindicatos, de los políticos y de los empleados; sin embargo las decisiones de fondo no se han adoptado.
Y falta aún dilucidar por ejemplo ¿cuáles son las razones por las que el ICE y Racsa deban construir redes al mismo tiempo?, y ¿cuáles son las razones por las cuales no se buscan economías de escala? ¿Por qué ambas empresas deben comprar y construir redes similares? ¿Por qué, por ejemplo, una construye y opera y otra vende servicios? Es decir, la búsqueda de la eficiencia en el modelo costarricense implicará duplicar las inversiones en red y desangrarse en una competencia sin sentido entre las empresas del mismo bando.
Pareciera una verdad de Perogrullo pero la competencia que enfrentan ambas empresas está al otro lado de la acera, y tanto el ICE como Racsa tienen la obligación de utilizar eficientemente la infraestructura del ICE para prestar servicios finales segmentados de acuerdo con las competencias de cada entidad.
De persistir esta visión cortoplacista es posible avizorar ya no solo la debacle de Racsa sino la del propio ICE. Es tiempo ya de plantearse escenarios diferentes, es tiempo ya de que Racsa tenga una Junta Directiva independiente con un Presidente independiente y que el gobierno desde la Presidencia de la República intervenga con directrices claras y contundentes, es tiempo ya de que el ICE empiece a sustituir su red de cobre, es tiempo ya de que incursionen en servicios de contenido, es tiempo ya de que se discuta abiertamente la posibilidad de que Racsa deje de estar controlada accionarialmente por el ICE y, claro está, es tiempo ya de que se sienten responsabilidades por el mal manejo de las empresas estatales.

Juan Manuel Campos Avila
Ciber Regulación Consultores S.R.L.