Logo La República

Lunes, 17 de enero de 2022



NACIONALES


El Gobierno le debe ¢3 millones: ¿Va a pagar?

Fred Blaser | Miércoles 05 febrero, 2014



ANÁLISIS

Dura tarea para quienes lleguen

El Gobierno le debe ¢3 millones: ¿Va a pagar?

Se encuentra en un nivel alto, la deuda del sector público

El nuevo presidente, sea quien sea, así como los nuevos diputados, enfrentarán una tarea ardua en el campo económico, con consecuencias para el bolsillo de cada costarricense.

Tampoco tendrían un tiempo largo, para resolver el problema, que se trata de la gran y creciente deuda del sector público.
El Gobierno actualmente le debe a cada ciudadano en promedio ¢2 millones.
Como van las cosas, tal vez no sea capaz de pagarlo todo.
En total, la deuda en este momento es de no menos de ¢13,5 billones, o sea ¢13,500.000.000.000.
De este monto, unos ¢12 billones se deben a 4 millones de costarricenses, quienes han comprado los bonos del Gobierno, o sea ¢3 millones por persona.
Alguna gente los ha comprado directamente.
El resto viene de los trabajadores, que contribuyen a los fondos de pensiones, que en su turno invierten casi el total de esos montos en los bonos.
Con una deuda acumulada de ¢13,5 billones durante los últimos cinco años, se trata de una combinación de los niveles de deuda y el crecimiento anual, que no se ha visto en este país en 30 años.
Para resolver el problema, el Gobierno podría gastar menos.
Aumentar los impuestos es otra opción.
Pero pagar más tributos sería tirar el dinero, si el Estado no se hace productivo.
Al no encontrar una solución consensual, vendrá una crisis económica, que afectaría a todos.
En una crisis, el gobierno puede negarse a pagar todo o parte de lo que debe a los tenientes de los bonos.
Pero si así fuera, muchas personas perderían una parte importante de sus ahorros.

Además, poca gente —extranjera al igual que costarricense— confiaría en este país en el futuro, para hacer inversiones.
Otra opción, es que el Gobierno pague la deuda con dinero impreso, que no tiene ningún valor real.
Pero en ese caso, perderían los costarricenses con ingreso fijo, como las personas asalariadas y los jubilados.
Existe la posibilidad de que se resuelva al menos parte del problema, al pronto llegar al país una ola de inversiones nuevas, tras un auge económico en Estados Unidos.
Pero esperar milagros no es una política económica prudente.
Por cierto, no es cuestión de que el Gobierno tuviera que cancelar la deuda en un golpe, sino de forma paulatina.
Sin embargo, con la tendencia actual del sector público de incrementar cada año su nivel de endeudamiento, crece el riesgo de que no cumpla con la promesa de pagar lo que se debe.

Fred Blaser
Copresidente RMG





© 2022 Republica Media Group todos los derechos reservados.