Logo La República

Viernes, 16 de noviembre de 2018



FORO DE LECTORES


El festival de la… basura

| Martes 17 diciembre, 2013


Un buen ejemplo de esto (aseo y conciencia ecológica), sin ir muy lejos, es la romería que se realiza año tras año en agosto


El festival de la… basura

Recientemente nuestro país inició de forma oficial la celebración de las fiestas de fin y principio de año. Por supuesto, no podía faltar el tan esperado… Festival de Luz.
Una bella y excelente actividad familiar que reúne miles de costarricenses en una noche llena de luz. Sin embargo, esta iniciativa que ya contabiliza 18 años, se vio ensombrecida por la cantidad pavorosa de basura esparcida por las calles y aceras cuando finalizó el evento.
Lamentable, triste, deplorable, desagradable… son tan solo algunos de los adjetivos que les podemos dar a las calles de San José después que termina el Festival.
Es una lástima que una actividad tan loable en la cual se invierten muchos recursos económicos y humanos deje una secuela de caos, de contaminación.
No es un secreto para nadie que la idiosincrasia costarricense no trae consigo una conciencia ecológica, ni mucho menos la mentalidad del reciclaje. Pero, lo anterior no significa que no se pueda cambiar esa mentalidad y llegar a ser como muchos países desarrollados en el aspecto del aseo y la limpieza.
Un buen ejemplo de esto, sin ir muy lejos, es la romería que se realiza año tras año en agosto.
Esta ha sido una muy inteligente idea que ha logrado disminuir la cantidad de desechos que dejaban los romeros camino a la Basílica de Cartago.
Me refiero a la Eco Romería, un proyecto que ha ganado adeptos año tras año y ha producido muy buenos resultados. Gracias al esfuerzo de muchas personas que protegen el medio ambiente y decidieron cambiar la mentalidad, hoy la Eco Romería es un sistema útil que logra generar que miles de desechos que antes quedaban tirados en las calles y aceras, sean depositados en recipientes seleccionados para reciclaje.
Todo este esfuerzo ha generado grandes frutos que se ven reflejados una vez que finaliza la actividad y, aunque siempre existe uno que otro que se “sale del canasto”, la realidad ha demostrado que conforme pasa el tiempo más gente se suma a este proyecto.
Por ello sería útil observar y estudiar detenidamente estas propuestas y de alguna manera aplicarlas en eventos como el mencionado en este artículo y otros como: El Tope, Carnaval e inclusive las fiestas de Zapote, actividad que ha implementado algunas medidas al respecto.
Es importante empezar a cambiar el comportamiento de “Jacinto basurilla” que todos tenemos y ser más “educados” en materia de desechos.
Además sería un maravilloso legado que heredaríamos a nuestros niños y niñas que adoptarían este comportamiento desde tempranas edades cambiando así su conducta. Esperemos que los gobiernos locales, empresas privadas y empresarios se unan en sus políticas ecológicas y logren contribuir para que futuros eventos no se vean oscurecidos por los mares de basura que quedan en nuestras calles.

Gabriela Guerra

Consultora de Comunicación