Foto 1
Enviar

¿El euro genera confusión? Buscar claridad en bonos alemanes

Los inversores que se sentían desconcertados ante la resistencia del euro en medio de la crisis griega y apostaban a su declinación tendrían que haber buscado orientación en el mercado de bonos.
Las fluctuaciones contra el dólar de la moneda que comparten 19 países se han alineado en los últimos meses con el diferencial de rendimiento de los bonos de la deuda alemana y la estadounidense a diez años.
Una medición de esa correlación alcanzó esta semana el nivel más alto en 16 meses, indican datos que recopiló Bloomberg.
La crisis griega sostuvo el euro al impulsar una liquidación de la deuda europea y hacer subir los rendimientos de la región, lo que atrajo inversores internacionales. Ahora el centro de atención se desplaza hacia la divergencia de políticas monetarias.
La presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, reiteró esta semana que las tasas de los Estados Unidos podrían aumentar, mientras que el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, redobló las promesas de estimular la economía de la región mediante compras de bonos.
“El romance entre la relación euro-dólar y el diferencial de la tasa a diez años de la zona del euro y los Estados Unidos es asombroso”, dijo Kit Juckes, un estratega global en Londres de Société Générale SA.
“Una de las cosas que observamos es que Yellen se mantiene en la senda hacia un aumento de la tasa en 2015. Cada vez es más probable que ingresemos en un período aun más prolongado de política flexible respecto del que ya hemos visto en Europa”.
El euro ha caído 2,5% contra el dólar esta semana, a $1,08, con lo que ha llegado al nivel más bajo desde fines de mayo.
Eso lleva a los observadores a recordar los $1,04, el nivel más bajo de marzo, que fue el punto más débil desde enero de 2003.
“Va a ser difícil que esos diferenciales cambien lo suficiente para llevar la relación euro-dólar a nuevo territorio si no hay al mismo tiempo un aumento de los rendimientos en los Estados Unidos”, dijo Juckes. “No creo que se llegue a la paridad sin un incremento de tasas de la Fed”.
A 2,35%, los pagarés a diez años de los Estados Unidos rinden alrededor de 1,5%  por encima de sus pares alemanes. Cuando el euro se encontraba en marzo en su nivel más débil, la brecha era de un 1,9%.
 

Bloomberg

Ver comentarios