Enviar
Lunes 28 Febrero, 2011

El emprendedurismo y los centros de enseñanza superior

En la actualidad, las universidades gradúan anualmente una gran cantidad de nuevos profesionales y debemos preguntarnos: ¿Encontrarán trabajo? ¿Serán justamente remunerados? ¿Serán bien ubicados de acuerdo con su especialidad y se sentirán realizados? ¿Valdrá la pena el esfuerzo de ellos y sus padres?
Todas estas preguntas deben ser motivo de análisis de las autoridades correspondientes, ya que tanto al Estado como a la empresa privada se les hace cada vez más difícil la contratación de esos nuevos profesionales. Le corresponde al Gobierno en conjunto con las universidades incrementar políticas efectivas para que un buen número de futuros graduados tengan la posibilidad de convertirse en buenos empresarios de micros, pequeñas y medianas empresas; con excelente capacitación, conocimientos, administrativos, gerenciales y financieros además de técnicas adecuadas para preparar y evaluar un Plan de Negocios.
El emprendedor debe saber que el camino no es sencillo, que encontrará muchos obstáculos al construir su propio destino, deberá esforzarse, buscar las opciones que el mercado ofrece para así lograr su objetivo. Debe ser líder, honesto, creativo, innovador, eficiente, buscar la calidad, tener confianza en lo que hace, organizado, planificador, persistente, realista, capaz de crear un buen ambiente de trabajo, calcular los riesgos que se le irán presentando y buscar la asesoría y asistencia técnica en aquellas áreas en las que tenga debilidades. Además debe tener presente que las opciones son muy variadas y que existe una clientela con necesidades y deseos que cubrir, por lo que siempre habrá espacio para colocar los bienes y servicios.
Este esfuerzo que están realizando las universidades públicas y privadas incorporando en sus programas de estudio el énfasis en Desarrollo de Emprendedores, es una excelente iniciativa para el crecimiento de este importante sector. Para proyectos realizados por estudiantes donde demuestren la viabilidad y factibilidad deben existir las posibilidades reales de obtener un crédito bancario con un interés razonable, excelentes periodos de gracia para solventar las necesidades de capital de trabajo y fijo.
Es necesario crear un fondo de garantía, ya que el profesional recién egresado cuenta con los conocimientos y los deseos de superación, sin embargo en la mayoría de los casos carece de experiencia y de capital propio, además de las garantías necesarias que le permitan responder por los préstamos, siendo esta condición su principal obstáculo.

José Francisco Bolaños Arquín
[email protected]