El diseño inspirado en el placer
Ti Chang fue una de las invitadas del Festival Internacional de Diseño que se llevó a cabo el pasado fin de semana. Esteban Monge/La República
Enviar

201603132224550.recuadro-15.gif
Cuando Ti Chang se graduó en diseño industrial, creó muchos productos, desde cepillos de dientes hasta mobiliario; sin embargo, tras adquirir experiencia y conocer más el mundo del diseño decidió hacer algo en beneficio para las mujeres.
Esa inquietud la llevó a especializarse en juguetes sexuales y vibradores, ya que afirma que era un sector que estaba muy mal.

Desde hace cuatro años creó su propia empresa y ahora recorre el mundo no solo para dar a conocer sus productos, sino también para dar su testimonio de cómo empezó y lo que significa para ella su negocio.
Chang fue una de las invitadas del Festival Internacional de Diseño que se llevó a cabo el pasado fin de semana.
Sus diseños son descritos como joyas, que incluso se pueden lucir como si fueran un collar.
Tal es el caso de Vesper, que destaca por ser sofisticado y elegante, que se recarga mediante USB.
La consigna de su empresa Crave, es que el sexo es saludable y no debe avergonzar a las personas.
“Mi inspiración viene de muchos lugares: la tecnología, las usuarias. Estoy muy inspirada en diseñadores europeos y japoneses también”, dijo.
Como cualquier diseñador, su proceso creativo inicia con una idea, con una necesidad de sus clientes, para luego crear prototipos que son probados hasta cinco veces antes de ser lanzados.
En total cuenta con 2 mil mujeres que los prueban.
“Mi expectativa es que lo disfruten, son productos muy difíciles de diseñar, no es un vibrador, es un vibrador perfecto, por eso tenemos mucha variedad, algunos son más fuertes otros más débiles, porque la sexualidad es muy compleja”, dijo.
Para ella su empresa tiene sentido y propósito, y afirma que más mujeres deberían estar involucradas en la industria del diseño, especialmente de consumo.
“El problema es que no hay suficientes mujeres, no digo que los hombres estén haciendo un mal trabajo, pero sí es necesario que ambos se sienten en la mesa a crear”, dijo.

 

 


Ver comentarios