Enviar
Jueves 2 Febrero, 2012

El dilema del empleo

La Organización Internacional del Trabajo publicó recientemente un informe acerca del estado del mercado laboral global. Menciona que el mundo necesita generar una cantidad muy seria de empleos durante la próxima década a fin de mantener estabilidad: 600 millones netos.
Esta cantidad se descompone así: 400 millones en empleos nuevos para acomodar el crecimiento de la población y 200 millones para cubrir el daño de la crisis. O sea, en diez años se necesita emplear al doble de la población de los Estados Unidos; se necesita emplear a los habitantes que no usan Facebook en los 53 países europeos (800 millones total y 200 millones en Facebook); es necesario crear espacio para 15 veces la población actual de toda América Central (casi 40 millones).
Para complicar el asunto, los motores tradicionales de la innovación tecnológica y el crecimiento han estado descompuestos en los últimos años. El punto más alto de crecimiento real en Estados Unidos, Reino Unido y Alemania se vio a mediados de la década pasada, con el PIB real rozando el 3,0% anual, y el panorama ha sido sombrío desde entonces. Estados Unidos e Inglaterra están evitando la deflación y se habla de represión financiera con tasas de interés escandalosamente bajas (0,25% y 0,50% respectivamente). Alemania sigue siendo lo más rescatable de la Zona Euro, pero tampoco ha tenido crecimiento más allá del 3,5%. Además, la Zona Euro caminará con el freno de mano puesto debido a los paquetes de austeridad requeridos para resolver la crisis de la deuda.
El crecimiento poblacional viene principalmente de países atrasados donde la formación académica es débil y las mujeres no tienen acceso a la educación. China e India han tenido un desempeño notable en su crecimiento económico (10,0% y más o menos 8,0% respectivamente), pero la sostenibilidad de este crecimiento se ve cuestionada, a corto plazo, al ver que la demanda de productos chinos proveniente de Europa y de Estados Unidos no se recuperará en poco tiempo y el consumo interno no crece a pesar de las tasas de interés bajas.
Además, según el gobierno chino, el país solo ha creado 57 millones nuevos puestos de trabajo entre 2006 y 2010 por lo que los números no parecen suficientes. En China el gobierno se ha dedicado a invertir construyendo ciudades fantasma para mantener el impulso y, del otro lado, el gobierno indio lleva ya varios años paralizado sin aprobar tan solo una reforma económica significativa que genere más crecimiento.
Del otro lado, las exportaciones de materias primas desde América Latina no comandan competitividad como para impulsar empleos y no se ha invertido suficiente para generar valor agregado.
Es muy probable que no se logren crear 600 millones de empleos netos: la política es lenta y no se avizoran innovaciones tecnológicas grandes. Tal vez China e India crecerán un par de puntos porcentuales por debajo de lo acostumbrado, Europa quedará en pie viendo el peligro económico y político de deshacer la Zona Euro y Estados Unidos seguirá apalancando su deuda en el dólar.

Eduardo Ordóñez Bueso
Analista financiero de AMBA Research