Enviar
Viernes 2 Agosto, 2013

El sector turismo aportó para el crecimiento económico del país pero no significativamente para el desarrollo social


El desarrollo social de Guanacaste

Nos debe llamar a profunda reflexión la situación que se presenta en Guanacaste, que a pesar de haber tenido el más grande desarrollo turístico del país, con hoteles cinco estrellas y con un gran desarrollo urbanístico, es una de las tres provincias más pobres de Costa Rica, junto con Limón y Puntarenas.
Es decir el sector turismo aportó para el crecimiento económico del país pero no significativamente para el desarrollo social (disminuir la pobreza y la desigualdad social). Se han dado voces de alerta sobre problemas de abastecimiento de agua potable y deterioro del medio ambiente en esa provincia, sería interesante conocer si las entidades públicas que tienen que cumplir funciones de fiscalización han realizado estudios y recomendaciones sobre el particular. Se requiere de una política social de inclusión. Se necesita una considerable expansión de los mecanismos que permitan ampliar las capacidades de todos, especialmente los más desfavorecidos, al tiempo que se incrementan las oportunidades, no solo sustentadas en el desarrollo turístico y la agricultura, y que se propicie que cada persona tenga acceso a ellas, lo que le permitirá ser sujeto de su propio desarrollo, es decir poseer los medios para progresar por su propio esfuerzo.
Es pertinente tener presente lo expuesto por Don José Figueres en el libro “Cartas a un ciudadano” acerca del desarrollo económico, “debemos procurar que este desarrollo y la justicia social estén siempre unidos”.
Es pertinente señalar algunas medidas que se propusieron en la Cumbre de las Américas y que pueden aplicarse en Guanacaste para lograr el desarrollo social: “Promover el crecimiento económico con equidad e inclusión social por medio del fortalecimiento de las cooperativas, las micro, pequeñas y medianas empresas, incluidas las industrias culturales, así como las iniciativas de economía popular y otras unidades de producción, la innovación y la competitividad en los países de las Américas.
Para reducir la pobreza y el hambre, erradicar la pobreza extrema, crear trabajo decente y digno, y elevar el nivel de vida de todos, debemos lograr mayores niveles de desarrollo empresarial y de crecimiento económico sostenible con equidad.
Estamos comprometidos a facilitar la inversión y las alianzas del sector público y privado en materia de infraestructura y otros sectores pertinentes para promover el desarrollo empresarial, el crecimiento económico y el desarrollo social con equidad.
Hay que promover mayor responsabilidad social empresarial y comprometerse a instrumentar políticas macroeconómicas sólidas encaminadas a mantener índices altos de crecimiento, empleo pleno, políticas monetarias y fiscales prudentes, regímenes de tasas de cambio apropiadas, gestión prudente y adecuada de la deuda pública, diversificación de la economía y mejoramiento de la competitividad.
Al mismo tiempo, estimulemos el aumento de los ingresos y mejoremos su distribución, aumentemos la productividad y protejamos los derechos de los trabajadores y el medio ambiente”.

Bernal Monge Pacheco

Consultor